Galeria - creele

Vaya al Contenido

Menu Principal:

+++++++++++++++++++++

Mateo, VISTA PANORAMICA

El libro de Mateo es fundamental para comprender la Biblia como el oxígeno lo es para respirar. El escritor del primer Evangelio no se identifica por nombre, pero el autor fue Mateo, cuyo nombre significa “don de Yahveh.” Era conocido también por el nombre de Leví (Mr 2:14–17; Lc 5:27–32). El respondió de inmediato a la invitación de Jesús (9:9–13) y en Capernaúm dejó su oficio (9:1) de recaudador de impuestos para el gobierno romano (10:3) para seguir a Jesús. Siempre aparece en la lista de los doce apóstoles (10:3; Mr 3:18; Lc 6:15; Hch 1:13). Mateo escribe principalmente para lectores judíos. El cita cincuenta y tres veces del Antiguo Testamento, tanto del hebreo original como de la traducción griega (Septuaginta), y alude al mismo setenta y seis veces, más que cualquier otro escritor de los Evangelios. Mateo escribe acerca del Reino de los Cielos (Dn 2:44; 4:37), expresión que no se encuentra en ninguna otra parte del Nuevo Testamento. El se refiere al Hijo de David nueve veces (1:1; 9:27; 12:23; 15:22; 20:30, 31; 21:9, 15; 22:42) haciéndole recordar a sus lectores de las profecías mesiánicas (Is 9:7; Jer 33:15, 17, 21). La genealogía de Jesús es trazada hasta Abraham, el padre del pueblo judío (1:1–2). Mateo menciona ocasionalmente costumbres judías sin explicarlas (15:2), lo que indica que él escribe principalmente a una audiencia judía. Mateo también estaba interesado en los gentiles (los no judíos). El incluye a mujeres gentiles entre los antepasados de Jesús (1:5). El relato de los magos del oriente (2:1–12) que visitaron a Israel, capturaría el interés de lectores gentiles, como lo haría la idea de que personas extranjeras, además de israelitas, formen parte del reino de Cristo (8:10–11). Los gentiles son instados a poner su esperanza en Jesús, el Mesías (12:18, 21), de acuerdo a la comisión que Cristo dio a sus seguidores de hacer discípulos de todas las naciones (28:19–20). Describiendo quince parábolas y veinte milagros, Mateo escribe para fortalecer a los que creyeron en Jesús como el Salvador ungido de Dios, muchos de los cuales sufrían persecución por su fe. Varios temas sobresalen en el libro. Mateo demuestra el derecho de Jesús de ser rey de Israel. El conflicto entre Jesús y los fariseos surge frecuentemente al unirse ellos a los saduceos (con quienes no estaban muy de acuerdo) para rechazar lo que Cristo decía (16:11–12). El libro comienza con un prólogo largo (1:1–4:25) en el cual Mateo introduce al Mesías como Rey. El cuerpo principal del libro se organiza alrededor de cinco discursos principales que Jesús pronunció. Estos son puntos de observación acerca del Rey y tienen dos partes: un discurso acerca de la verdad y una demostración de la verdad. La transición entre las partes es marcada por la frase “Cuando Jesús terminó…” (7:28; 11:1; 13:53; 19:1; 26:1). El primer discurso del Rey, el Sermón del Monte (5:1–7:29), es dicho a la multitud estando presente los doce apóstoles (5:1; 7:28–29). Su segundo discurso (10:1–42) es dirigido a los doce apóstoles (10:1), instruyéndoles acerca de su ministerio. En el siguiente discurso, las parábolas del reino (13:1–52), el Rey le da a la multitud una expresión de su persona (13:2, 36). En el cuarto discurso, el Rey caracteriza a sus súbditos (18:1–35) y en el quinto, comúnmente llamado Discurso de los Olivos (24, 25), se dirige a sus propios discípulos (18:1; 24:1). Comenzando con el prólogo y continuando a través de estas cinco expresiones personales de Cristo, el Rey y su reino son mencionados treinta y cinco veces.En la conclusión (28:16–20) se expone la comisión dada por el Rey a sus embajadores. La promesa que asegura su permanente presencia estimula a cada verdadero seguidor de Jesucristo a compartir las Buenas Nuevas por todas partes. BOSQUEJO - MATEO I. Prólogo: Introducción del Rey 1:1-4:25 A. Su ascendencia y nacimiento 1:1-25 B. Su infancia y niñez 2:1-23 C. Su precursor y bautismo 3:1-17 D. Su tentación y preparación 4:1-25 II. Primera expresión personal del Rey 5:1-9:38 A. Sus palabras: el Sermón del Monte 5:1-7:29 B. Su manera: la demostración del poder 8:1-9:38 III. Segunda expresión personal del Rey 10:1-12:50 A. Sus palabras: el servicio de los Doce 10:1-42 B. Su manera: la demostración de la prudencia 11:1-12:50 IV. Tercera expresión personal del Rey 13:1-17:27 A. Sus palabras: las parábolas del reino 13:1-52 B. Su manera: la demostración de la paciencia 13:53-17:27 V. Cuarta expresión personal del Rey 18:1-23:39 A. Sus palabras: las cualidades de sus súbditos 18:1-35 B. Su manera: la demostración de la pureza 19:1-23:39 VI. Quinta expresión personal del Rey 24:1-28:15 A. Sus palabras: el Discurso de los Olivos 24:1-25:46 B. Su manera: la demostración de su entrega 26:1-28:15 VII. El epílogo: La comisión del Rey 28:16-20 A. Sus embajadores 28:16-17 B. Su autoridad 28:18 C. Su tarea 28:19-20a D. Su seguridad 28:20b 1:1 Genealogía. Las genealogías eran mantenidas en forma minuciosa en el judaísmo. De acuerdo con las profecías del A.T., el Mesías debía ser descendiente de David, rey de Israel (1010–970 a.C.), y heredero del trono davídico (2 S 7:12–14; Is 9:6–7).Tanto Mateo como Lucas proveen genealogías de Jesús. La genealogía en Mateo traza la ascendencia de Jesús hasta David y Abraham, el padre de multitud de naciones (Gn 12:1–3; 17:5). La genealogía de Lucas es similar de Abraham a David, pero es distinta de David a José. Jesús fue el heredero al trono de David, Rey de los Judíos, y el Hijo de Dios, el Salvador. Jesucristo. Es la combinación de los nombres Jesús y Cristo. Jesús es la forma griega de Jehoshúa (i.e., Josué) y significa “el Señor es salvación” o “el Señor salva”. “Cristo” es la forma griega de “Mesías”, o sea “el Ungido”. “Ungido” significaba usualmente la aplicación de aceite en una ceremonia para indicar que la persona fue escogida por Dios. En su bautismo Jesús fue ungido por Dios el Padre para llevar a cabo su obra como Profeta, Sacerdote y Rey (Mt 3:13–17; cp. 2:2; 21:11; He 4:14). hijo de David. Esta expresión pone énfasis en la autoridad mesiánica de Jesús como descendiente de David, el segundo rey de Israel (1 S 16:1–13). hijo de Abraham. Abraham nació en Ur de los Caldeos, cerca del 2000 a.C., y llegó a ser patriarca de la nación de los hebreos. Dios prometió a Abraham que sería “padre de naciones” (Gn 17:5; 26:24). Por medio de la fe en Cristo, todos los creyentes son descendientes espirituales de Abraham (Ro 4:12, 16). 1:16 José. Mateo traza la genealogía de Jesús desde Abraham por medio de David hasta José como su padre legal, pero no como su padre natural ya que Jesús fue concebido en María por el Espíritu Santo (1:20). Lc 3:23–31 traza la genealogía de Jesús a través de su madre María hasta Adán por medio de David. Jesús fue el heredero al trono a través de María, y también legalmente por su padre José. de la cual. La palabra en griego es femenina y singular, indicando claramente que Jesús nació solamente de María, y no de María y José. Esta es una de las más claras evidencias del nacimiento virginal de Jesús. Comenzar a leer Mat 1.18–25, Luc 2.1–21 15 de Oct., 2015 × 1:18 desposada. Esta era la primera etapa del matrimonio en la cultura y ley judía, que duraba hasta un año antes de consumarse. El hombre y la mujer se consideraban casados legalmente cuando comenzaba el compromiso. Espíritu Santo. La tercera persona de la Trinidad. La Trinidad es el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Jesús es Dios y hombre. 1:19 justo. Es decir, estar correctamente relacionado con Dios, haciendo lo que es aceptable a El, y cumpliendo su ley. Aquí este término se refiere específicamente a obedecer la ley del A.T., y aunque nadie es capaz de obedecer perfectamente la ley de Dios, Jesús sí cumplió la ley y por fe en El se es justificado delante de Dios. 1:21 salvará. Jesús salvará del castigo eterno, pagando la pena impuesta por Dios por los pecados, que es la muerte eterna (Gn 2:17; Ez 18:4; Ro 6:23). La salvación se recibe por gracia por medio de la fe en Cristo (Ef 2:8, 9; Ro 10:9). su pueblo. Jesús era judío de nacimiento. Los judíos, el pueblo escogido de Dios (Ex 6:7; Lv 26:12), son descendientes de Abraham, y aquellos que aceptan a Jesús son salvos de sus pecados y hechos hijos de Dios. Los gentiles que aceptan a Jesús también son salvos de sus pecados, hechos hijos de Dios y descendientes espirituales de Abraham (Ro 4:11–16; Gá 3:7). pecados. El gr. jamartía corresponde al heb. jatá. Ambas palabras tienen dos significados: (1) “errar” un blanco o camino (cp. Pr 19:2; Jue 20:16), y (2) hacer mal a Dios o al hombre. La Biblia casi siempre tiene este último significado. Las leyes del A.T. explican en gran detalle lo que constituye el pecado y lo que se debe hacer para ser redimido del pecado (i.e., hacer expiación por el pecado). En los evangelios, Jesús enseña además que el pecado no sólo incluye acciones, sino también malos pensamientos y palabras (ej. Mt 5:22, 28). Más tarde, Pablo (Ro 14:23) y Santiago (4:17) amplían la definición para incluir cosas hechas que no eran aceptables, así como el no hacer lo bueno. 1:22–23 Esta es la primera profecía del A.T. que se cumple en Mateo. Mateo cita aquí a Isaías 7:14. También cita a otros profetas para comprobar que Jesús es el Mesías prometido. El verbo cumplir (vers. 22) es usado unas 14 veces en Mateo y siempre es usado para una predicción del A.T. (v. coment. en 5:17). 1:22 profeta. Los profetas fueron inspirados por Dios para llevar su mensaje al pueblo. Sus mensajes usualmente incluían el predecir sucesos futuros, cuyo cumplimiento demostraba que ellos eran verdaderos profetas de Dios. Seguir leyendo Mat 1.18–25, Luc 2.1–21 2:1 Belén. Está a 8 km al sur de Jerusalén y también era llamada la “ciudad de David” (Lc 2:4) porque David creció allí. El nombre en hebreo significa “Casa del pan”. Judea. Este nombre es una variante de la palabra “judío”, y se refiere a la tierra del pueblo judío. La palabra “judío” procede del nombre “Judá”, uno de los doce hijos de Israel (Jacob), y fue el nombre del reino del sur que resultó de la división de Israel (1 R 12:16–17). Judea era una región al oeste y al sur del Mar Muerto. rey Herodes. Herodes el Grande, de origen idumeo (o sea, descendiente de Esaú) fue nombrado rey de los judíos (37–4 a.C.) por los romanos y gobernó sobre Judea, Samaria y Galilea. magos. Eran un grupo de hombres sabios que se especializaban en astronomía, astrología, y ciencias naturales. Los magos fueron testigos de los milagrosos sucesos que tuvieron lugar con el nacimiento de Jesús. Los magos conocían las profecías del A.T. acerca del Mesías, el verdadero Rey, y reconocieron que el nacimiento de Jesús cumplía dichas profecías. 2:3 Herodes, se turbó. Herodes tenía miedo de que Jesús lo reemplazara como rey. El era tan celoso de su trono que mató aun a tres de sus hijos por miedo a que lo destronaran. 2:4 los principales sacerdotes y escribas. Los principales sacerdotes judíos ministraban en el templo y eran saduceos. Los escribas copiaban la ley del A.T. y eran instruidos en la ley (llamada “Torah” en hebreo). Después de pasar varios años estudiando la ley mosaica, eran ordenados para servir como jueces en casos civiles y los llamaban “Rabí.” Tomaron el lugar de los profetas del A.T. en cuanto a autoridad y honor, ya que se creía que ellos tenían conocimiento secreto de Dios. Generalmente pertenecían a los fariseos (cp. 21:45; Lc 20:19). 2:6 pastoreará. El trabajo del pastor es guiar y proteger las ovejas al llevarlas y traerlas del pasto. La imagen del pastor se aplica al Mesías, que como el Buen Pastor (Jn 10:11), aun da su vida por salvar las ovejas (aquí, la nación de Israel). 2:18 Ramá. Estaba situada a 8 km al norte de Jerusalén; de esta ciudad los judíos fueron deportados a Babilonia (586 a.C.). Raquel. Era esposa de Jacob. Este es llamado el padre de Israel y ella es considerada madre de los hijos de Israel. 2:22 Arquelao. Era hijo de Herodes el Grande y gobernó brutal e inmoralmente. Galilea. Galilea fue la región donde creció Jesús, y donde llevó a cabo mucho de su ministerio en la tierra. Se menciona varias veces en al A.T. (cp. Jos 20:7; 1 R 9:11; Is 9:1). Muchos gentiles, personas no judías, vivían en Galilea y sus alrededores (Is 9:1, cp. Mt 4:15). La presencia de Jesús en Galilea era un cumplimiento de profecía del A.T. (4:12–17; cp. Is 9:1–2; 60:1–3). 2:23 dicho por…los profetas. El uso por Mateo de profetas en plural indica que no está citando ningún pasaje específico. Nazareno. Es decir, nativo de Nazaret, una ciudad a unos 104 km al norte de Jerusalén cerca de varias rutas comerciales. Durante el tiempo de Jesús, ser nazareno era sinónimo de “despreciado” (Jn 1:45–46) y no era un lugar de donde se esperaba que viniera el Mesías. 3:1 Juan el Bautista. El A.T. predijo que el ministerio de Juan había de preparar el camino para la venida del Mesías (3:3; Mr 1:2–3; cp. Is 40:3; Mal 3:1). Los judíos consideraban a Juan como un profeta y lo tenían en alta estima (14:5). Su predicación profética señaló el principio del ministerio público de Jesús en cada uno de los evangelios. El nombre Bautista se deriva del verbo “bautizar” cuyo significado en griego es “sumergir”. En aquella época el bautismo por inmersión era una ceremonia común que representaba “limpieza” entre los judíos y se requería de los convertidos al judaísmo. El bautismo de Juan señalaba a Cristo como el más grande y poderoso que bautizaría con el Espíritu Santo, como Juan había bautizado con agua (vers. 11; cp. Juan 1:6–9, 29–34). en el desierto. Como lugar del peregrinaje del pueblo de Dios después del éxodo, de la entrega de la ley, y de la preparación espiritual para el pueblo, para Juan el Bautista y para Jesús, el desierto tiene en las Escrituras una notable asociación religiosa y mesiánica (cp. Is 40:3; Os 2:14). 3:2 Arrepentíos. Es decir, cambiar la manera de pensar y las acciones en la vida. el reino de los cielos. Este es el reino prometido en el A.T., con el Mesías como Rey. El cielo es el lugar donde mora Dios. El Hijo de Dios, el Mesías, vendrá del cielo para establecer su reino en la tierra, aquí presentado como el reino de los cielos. se ha acercado. El verbo en gr. también significa “viene muy pronto”. Hay dos significados dados a esta frase: 1) que Juan el Bautista dice que el reino de los cielos va a comenzar si el pueblo de Israel acepta a Jesús como el Mesías, y 2) que el reino se ha acercado porque Jesús, el rey verdadero, está en medio de ellos. 3:3 preparad…haced derechas. Esta es un cita de Is 40:3. La imagen es de una procesión real para la cual todo obstáculo ha sido removido del camino. Señor. La palabra para Señor (gr. kurios) significa “poder” o “autoridad.” En el A.T. este título se refiere a Dios mismo, aquí Mateo lo aplica a Jesús como Dios (cp. Mr 1:3; Lc 3:4; Jn 1:23). 3:6 confesando sus pecados. Juan requería el arrepentimiento de los que querían ser bautizados, y esto demandaba que confesaran sus pecados y expresaran el deseo de hacer restitución cuando fuera necesario (cp. Lc 19:8). Esta era una idea fuera de lo común, porque los líderes enseñaban que la gente debía ofrecer sacrificios en el templo por sus pecados, y seguir las tradiciones judías que sus líderes les habían enseñado. río Jordán. Este es el río más importante de Israel. Nace a la base del Monte Hermón, en la región norte de Palestina, corre hacia el sur, pasa a través del Mar de Galilea y desemboca en el Mar Muerto. 3:7 los fariseos. La palabra fariseos en hebreo significa “los separados”. Los fariseos eran los poderosos líderes laicos del judaísmo. Ellos querían aplicar la ley a todos los judíos y no sólo a la clase sacerdotal. Aunque algunos fariseos, como Nicodemo y Pablo, creyeron en Jesús, la mayoría rechazaron su mensaje. saduceos. En contraste con el partido laico de los fariseos, los saduceos representaban la clase sacerdotal. Muchos de los saduceos eran ricos y controlaban y mantenían el templo. Los saduceos tenían poder religioso y político, especialmente en Jerusalén (Hch 4:1) y eran de las familias de mayor influencia y por eso controlaban el Sanedrín. Normalmente los saduceos se oponían al partido de los fariseos (Hch 23:6–10) y no eran muy populares entre el pueblo. Este grupo aceptaba sólo al Pentateuco como autoritario, y a diferencia de los fariseos, los saduceos rechazaban la tradición oral, y no creían en la resurrección de los muertos ni en la existencia de ángeles (Hch 23:8). Dejaron de existir como partido después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. ¿Quién os enseñó. Juan sabía que los fariseos y los saduceos se oponían a su mensaje; en realidad, ellos no estaban arrepentidos, sino que venían solamente para ser vistos por el público. 3:8 dad frutos. Esta es una metáfora que se refiere a los resultados del arrepentimiento. dignos de arrepentimiento. Juan critica a los fariseos y a los saduceos por su hipocresía, por decir que se habían arrepentido. Debían también dar evidencia de arrepentimiento genuino, ya que éste produce un verdadero cambio de conducta. Por tanto, él no los iba a bautizar sólo porque lo pidieran. 3:9 Abraham por padre. Los judíos evidentemente pensaban que por ser descendientes de Abraham tenían asegurada la salvación. Pero la salvación sólo se obtiene por la fe en Cristo (sean judíos o gentiles). 3:10 el hacha ya está puesta. Otra figura mostrando que para los judíos en tiempos de Jesús el juicio era inminente. 3:11 bautizo…para arrepentimiento. El bautismo de agua, como señal externa, es una ceremonia importante en el reconocimiento del arrepentimiento o de la salvación ya realizados. bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. Cada persona que cree en Cristo es bautizada con el Espíritu Santo (Hch 1:5–8; 1 Co 12:13). El fuego significa que el creyente es purificado como el oro es refinado. 3:12 bieldo. Una herramienta para separar el grano de la paja. El Mesías dividirá a sus oyentes en trigo (los creyentes) y paja (los incrédulos). En el juicio final los no creyentes serán echados al lago de fuego (Ap 20:15). 3:13 para ser bautizado. Este evento marca el principio del ministerio público de Jesús cuando tenía unos 30 años de edad (Hch 1:22; Lc 3:23). En la descripción del bautismo (vers. 16, 17; cp. Mr 1:10, 11; Lc 3:22) la Trinidad se presenta como tres personas distintas en perfecta armonía (Padre, Hijo y Espíritu Santo). 3:15 cumplamos así toda justicia. Así como Juan había dado nuevo sentido al rito judío del bautismo, así también Jesús pidió el bautismo por otra razón: para declarar públicamente su sumisión completa a la voluntad del Padre. Jesús no tenía pecado y no tenía por qué arrepentirse, hecho enfatizado por Juan el Bautista (vers. 14). 3:16 al Espíritu…descendía. En este momento Jesús es confirmado por el Espíritu Santo para cumplir el plan divino de salvación(12:18–21). 3:17 mi Hijo amado…complacido. Estas palabras enfatizan la relación exclusiva de Jesús como Hijo (cp. 1:37; Sal 2:7; Is 42:1), su ministerio como el Mesías davídico (cp. 1:32), y su relación especial con el Padre (cp. 2:49). También lo relaciona con el siervo sufriente de Isaías 49:6. 4:1 diablo. En gr. diábolos, heb. Satán. Las dos palabras significan “acusador” o “calumniador”, y se refiere a la obra de Satanás como el calumniador de los cristianos y otros (Job 1; Zac 3:1; Ap 12:10). 4:2 entonces tuvo hambre. Esta es una clara indicación de la verdadera humanidad de Jesús (21:18). 4:3 tentador. Uno de los títulos de Satanás, también usado por Pablo en 1 Ts 3:5. Si eres Hijo de Dios. Satanás bien sabe que Jesús es el Hijo de Dios, sin embargo, desafía a Jesús a que lo compruebe. El convertir piedras en pan, en respuesta al reto de Satanás hubiera dado reconocimiento a la autoridad del diablo. 4:4 no sólo de pan. Esta cita viene de Dt 8:3, en el contexto de la maravillosa provisión de Dios para Israel en el desierto. Satanás no puede invalidar las Escrituras, aunque sí puede torcer su significado. 4:5 el pináculo del templo. Es el punto más alto del área en las instalaciones del templo, quizás en la esquina sudeste de las murallas frente al valle del Cedrón. 4:9 si postrándote me adoras. Satanás tienta a Jesús para que le diera lo que pertenece sólo a Dios (vers. 10). 4:12 Juan…encarcelado. En los designios de Dios, el comienzo del ministerio público de Jesús coincide con el arresto y encarcelamiento de Juan (4:17). 4:13 Capernaúm. Ciudad localizada en la costa norte del mar de Galilea. Había allí un destacamento de soldados romanos y una oficina de impuestos (9:9). Era la ciudad de Pedro, Andrés, Juan y Jacobo (Mr 1:29). Fue el centro del ministerio de Jesús en el área de Galilea (4:13; 9:1; Mr 2:1; 9:33). Jesús condenó a la ciudad porque El había hecho muchos milagros allí y no se arrepintieron (11:23–24). 4:18 mar de Galilea. En el A.T. este lago era conocido como el mar de Cineret (Nm 34:11). En el N.T. es llamado también el mar de Tiberias (Jn 6:1; 21:1) o el lago de Genesaret (Lc 5:1). Este lago tiene unos 23 km de largo y 12 de ancho. Está a unos 210 metros bajo el nivel del mar. Mucho del ministerio de Cristo tuvo lugar alrededor de este lago. Simón…Pedro. Véase coment. en 10:2. 4:19 Seguidme. Ya que Pedro y Andrés antes habían sido llamados a ser discípulos (Jn 1:35–41), este llamado era para servir, no para salvación. “Seguir” a Jesús es caminar con Jesús, como un discípulo sigue a su maestro. pescadores de hombres. Aquí el Señor ofrece a Pedro y a Andrés un nuevo oficio: el de traer al reino de Dios a los que creen en Cristo por medio de la predicación del evangelio. 4:23 sinagogas. Servían como lugares de instrucción religiosa y para la oración, eran los lugares más adecuados para enseñar y predicar en la comunidad judía. el evangelio del reino. Es decir, el mensaje que ya fue presentado en el vers. 17. Jesús usó pasajes del A.T. que se relacionaban con el reino y el Mesías, y explicó que esas profecías se estaban cumpliendo en El (cp. Lc 4:17–21). 4:25 Decápolis. Era una confederación de diez ciudades situadas principalmente al sudeste del Mar de Galilea que incluía Damasco, Rafaná, Hipos, Canata, Gadara, Escitópolis, Pella, Dion, Gerasa y Filadelfia. La población de estas ciudades era en su mayoría gentil y de cultura helénica. 5:3 Bienaventurados. La palabra griega describe a uno que es afortunado, feliz, o digno de ser felicitado. Este pasaje conocido como el Sermón del Monte o las Bienaventuranzas, consiste de una serie de paradojas. En cada caso Jesús dice que los que el mundo considera infelices o desafortunados, en realidad son los bienaventurados, porque les espera una recompensa de Dios. Jesús describe las características de aquellos que heredarán el reino de los cielos porque responden al evangelio con fe. La fe genuina se hace evidente por las características que Jesús menciona en el Sermón del Monte. Jesús describe a los que responden al evangelio, y no a cualquier individuo que pudiera parecer buena persona. los pobres en espíritu. La frase en espíritu modifica a pobres, que normalmente se refiere a los que no tienen posesiones materiales ni para las necesidades de la vida. Aquí los pobres, lo que no tienen es el egoísmo y la arrogancia de los fariseos que creían que sus esfuerzos y méritos les habían concedido una posición especial delante de Dios (cp. Lc 18:9–14). 5:4 lloran. Jesús se refiere al pesar producido por la condición pecaminosa personal o nacional. Lloran por sus propios pecados y los de otros, que es el primer paso para el arrepentimiento. serán consolados. Es decir, Jesús pagará por sus pecados, y ellos recibirán el perdón de Dios 5:5 humildes. Los que no son arrogantes porque entienden que son pecadores, que no son mejores que otros, y que sólo por fe en Cristo pueden ser salvos. 5:8 de limpio corazón. Los que tienen sus pecados perdonados por el sacrificio de Cristo en la cruz. 5:12 recompensa. La recompensa no es dada por mérito, sino que es la expresión de la gracia de Dios a los que han sido misericordiosos con otros (cp. 1 Co 3:12–15 y 2 Co 5:10). 5:13 sal. Se emplea aquí como una metáfora. A través de la historia, la sal ha sido usada para dar sabor (Job 6:6) y para preservar, y como una de las necesidades de la vida. La sal era importante en Israel y en el mundo grecorromano. En Israel la sal se requería en las ofrendas de cereal y en los pactos (Lv 2:13; Nm 18:19). Los soldados en el ejército romano recibían una porción de sal; el término latino para esta porción era salarium de donde viene la palabra “salario” en español. Un discípulo de Jesús es como la sal, en que al llevar a otros el evangelio preservará sus almas, haciéndolos discípulos de Cristo (28:19). 5:14 la luz. Una metáfora como la sal. Los creyentes en Cristo son la luz, porque la luz de Cristo brilla a través de ellos (Jn 8:12; Hch 13:47). 5:16 buenas acciones. Estas son el resultado de la salvación por medio de Cristo Jesús, y no constituyen un requisito previo para obtener la salvación. 5:17 no…abolir sino…cumplir. Mateo frecuentemente usa el verbo cumplir para indicar el cumplimiento de las profecías del A.T. (cp. 1:22; 2:15, 17, 23; etc.). Jesús no sólo cumple los profetas sino también con la ley (vers. 18). Jesús en sus enseñanzas y en sus acciones es la realización de todo lo que en el A.T. se enseñaba y esperaba. Por tanto la ley y los profetas son sólo sombra de la realidad de Cristo. la ley o los profetas. Con los términos la ley y los profetas, Jesús se refiere a los cinco libros de Moisés, los libros proféticos de la Biblia hebrea (Isaías a Malaquías) y a todo el A.T. El mensaje de la salvación por medio de la fe en Cristo parece contradecir los requisitos de la ley del A.T., pero el hecho es que Jesús cumplió (satisfizo) toda la ley del A.T., lo que era necesario para que su sacrificio en la cruz fuera el medio de la salvación para todos. 5:20 si vuestra justicia no supera…fariseos. Esta declaración sorprendió a los oyentes, porque los fariseos eran muy meticulosos en la demostración de su religión (cp. 23:23) y se consideraban modelos en observar la ley. Otros también los consideraban buenos ejemplos del cumplimiento de la ley. Pero la verdadera justicia es la que sólo Cristo puede suplir por fe en El, y esta justicia se requiere de todos los que desean entrar en el reino. Este vers. es clave para entender el resto del Sermón del Monte, porque Jesús se dedica a enseñar por qué los escribas y fariseos no logran la verdadera justicia. 5:22 Pero yo os digo. El “yo” es enfático en el griego. En estas declaraciones, Jesús demuestra mayor autoridad que la de los fariseos y escribas que eran considerados intérpretes del A.T. y de las tradiciones transmitidas por los rabinos. Aún ahora, los cristianos son responsables de un criterio más elevado que el de la ley del A.T., porque la ley del A.T. no juzgaba los pensamientos sino solamente las palabras y las acciones. infierno de fuego. El término infierno (gr.guéenna) se refería a un valle fuera de Jerusalén (heb., gue-hinnom, i.e., valle de Hinom), donde algunos de los reyes de Judá adoraban ídolos. Esta adoración incluía sacrificios humanos por fuego (2 Cr 28:3; 33:6; Jer 7:31; 32:35). Más tarde el valle se usaba como lugar para quemar basura, y se convirtió en un símbolo del lugar de castigo eterno, debido a los fuegos que ardían allí constantemente. 5:29 arráncalo. Una hipérbole que Jesús emplea para demostrar la seriedad del pecado y la necesidad de enfrentarlo y resolverlo (cp. vers. 30). 5:31 carta de divorcio. Este documento tenía que ser concedido por el Sanedrín para que el divorcio fuera legal. La carta de divorcio era una protección para la mujer en la cultura judía contra el esposo que la había rechazado. Al tener la esposa rechazada la carta de divorcio, el esposo que la había rechazado ya no podía volver a reclamarla por capricho (Dt 24:1–4). En el vers. 32, Jesús contesta al concepto que los fariseos y escribas tenían del matrimonio y del divorcio. 5:32 a no ser por…infidelidad. Véase coment. en 19:9. 5:33–37 Un juramento era una promesa solemne hecha frecuentemente en el nombre de Dios. Según los fariseos, los juramentos que no mencionaran el nombre de Dios no eran tan obligatorios como los que lo mencionaban. Jesús, sin embargo, demuestra que Dios está relacionado con todas las cosas (los cielos, la tierra, Jerusalén, la cabeza; cp. 23:16–22), de modo que aun los votos que no mencionan el nombre de Dios quebrantan el mandamiento de Ex 20:7, cuando no se cumplen. 5:35 gran Rey. Es decir, el Mesías. 5:37 Antes bien…“Sí, sí” o “No, no”. La única cosa sobre la cual una persona tiene control es su propia voluntad; por tanto, sólo debe declarar su intención de hacer o no hacer algo. 5:38 Ojo por ojo. En el A.T. el castigo se mide conforme a la infracción , pero se prohíbe la venganza. Esta expresión se refería sólo a un principio de restitución según la ley del A.T. 5:39 no resistáis…vuélvele la otra. Un discípulo no debe insistir en sus derechos en cosas insignificantes cuando su testimonio como cristiano pudiera sufrir (cp. 1 Co 6:7). 5:41 ve con él dos. Los soldados romanos tenían el derecho y la autoridad de pedir a los civiles que llevaran su equipo por una milla (v. 27:32 donde los soldados romanos forzaron a Simón de Cirene que llevara la cruz de Jesús). Probablemente Jesús menciona esta costumbre porque la mayoría de sus oyentes eran judíos que despreciaban la dominación romana. 5:45 hijos de vuestro Padre. Es decir, para que seáis como vuestro Padre celestial, cuya misericordia se extiende tanto a los malos como a los buenos. 5:46 recaudadores de impuestos. El recaudar impuestos era una ocupación despreciada, ya que se requería cooperación con Roma, y contacto con monedas paganas y gentiles. La gente odiaba a los recaudadores de impuestos porque, para su propia ganancia, cobraban más de lo necesario. 5:47 si saludáis. El saludo era una costumbre judía importante porque generalmente incluía una bendición: “Shalom” (paz). gentiles. Palabra que se usa para identificar a los pueblos que no son judíos. Dios incluye tanto a los judíos como a los gentiles en su plan de salvación (Is 49:6). Pablo fue llamado para ser a apóstol a los gentiles (1 Ti 2:7). 5:48 sed…perfectos. El término se refiere a la madurez y a la integridad en la vida del creyente. 6:1 justicia. Este término abarca la actitud del creyente en cuanto a la limosna, la oración y el ayuno. Los fariseos hacían estas cosas para recibir reconocimiento público. 6:5 cuando oréis. Habitualmente los judíos oraban a las 9 de la mañana y a las 3 de la tarde (cp. Hch 3:1). en las sinagogas. Las sinagogas fuera de Jerusalén eran conocidas como “casas de oración.” Se creía que en las sinagogas, las oraciones tenían más poder cuando se hacían en compañía de otros. 6:6 ores…tu aposento. Aquí en el vers. 6, Jesús cambia del plural al singular (“vosotros” a “tú”) porque está hablando de la oración privada y no de la pública. La palabra gr. aposento significa cualquier cuarto interior donde se podía orar sin ser visto por otros. 6:9 Padre nuestro. Los judíos preferían dirigirse a Dios en términos que enfatizaban la trascendencia y majestad de El (Omnipotente, Todopoderoso, etc.). En toda oración, excepto una (27:46; Mr 15:34), Jesús siempre se dirige a Dios como Padre. santificado. La palabra santificado significa “apartado para uso sagrado o santo,” es decir, no para uso común ni profano. tu nombre. Se refiere al nombre propio de Dios en el A.T. El mandamiento de guardar santo el nombre de Dios (cp. Ex 20:7) se aplica a otros nombres y títulos de su divinidad. 6:10 Venga tu reino. Jesús se refiere al reino terrenal que los discípulos estaban esperando (Hch 1:6). 6:12 como…hemos perdonado. Este vers. y su paralelo en Lucas 11:4 no enseña que obtenemos el perdón de Dios al perdonar a otros. Sin embargo, el arrepentimiento es requisito para recibir el perdón del pecado, y el no perdonar a otros es evidencia de una actitud sin arrepentimiento (cp. vers. 14–15). 6:13 no nos metas en tentación. Esta frase no está en conflicto con Santiago 1:13 (Dios no tienta a nadie). La idea no es que no haya tentación, sino que seamos preservados en medio de la tentación y librados del maligno (cp. Mt 6:13). Para ejemplos del valor positivo de las tentaciones (pruebas) véase Stg 1:2; 1 P 4:12, 13; Ap 2:10. mal. O, el maligno, i.e., Satanás. 6:16 cuando ayunéis…hipócritas. En el A.T., el ayuno era requerido sólo en el Día de Expiación. Otros días especiales de ayuno fueron añadidos más tarde (Zac 8:19). Los fariseos ayunaban los lunes y jueves; oscurecían sus rostros con maquillaje, usaban ropas desgastadas, se ponían ceniza sobre sus cabezas, y no se recortaban la barba o el cabello. Jesús ayunaba (4:2) y permitía que se ayunara (6:16–18), pero no lo hacía regularmente ni mandaba que sus discípulos ayunaran regularmente. Su intención era que fuera un asunto individual entre el creyente y Dios, y no un rito para espectáculo público. 6:17 unge tu cabeza. O sea, poner aceite de oliva sobre la cabeza, como se hacía en la antigüedad para mantener una buena presentación, en lugar de descuidar el cabello como lo hacían los hipócritas para llamar la atención de otros. 6:22 ojo. El ojo es descrito aquí como una lámpara que ilumina toda la persona. 6:24 riquezas. Aquí Jesús se refiere a que el ir en busca de riquezas es una forma de esclavitud que no deja tiempo para adorar a Dios. 6:27 hora. El término gr. aquí es “codo”. Un codo era una pequeña medida (unos 45 cm), y es comparada aquí a una hora en el curso de la vida. El término gr. para curso de su vida puede referirse a la estatura, o a la duración de la vida. Lo que Jesús dice es claro: los asuntos de la vida y de la muerte no están bajo control humano, sino en las manos de Dios. 6:32 los gentiles buscan ansiosamente. Los que rechazan a Dios no tienen otra alternativa que buscar con afán y ansiedad para satisfacer las necesidades de la vida. Los creyentes no tienen necesidad de vivir preocupados (vers. 31) y ansiosos, pues están confiados en un Padre celestial que proveerá para sus necesidades, porque El sabe que necesitáis estas cosas. 7:1 No juzguéis. Hay juicios que son legítimos y que Dios los ordena (cp. Jn 7:24; 1 Co 5:5; Gá 1:8, 9), pero aquí se condena una actitud de crítica y de creerse perfecto. 7:3 En este vers. se encuentra una de las enseñanzas más claras en las Escrituras sobre la hipocresía. El hipócrita critica la más leve falta (la mota) de su hermano mientras que ignora el grave problema (la viga) de su propia vida. 7:6 lo santo. Se debe considerar que “lo santo” se refiere a las verdades sagradas proclamadas por Jesús. perros…cerdos. Para los judíos, los gentiles eran considerados inmundos, tal como los “perros”. A veces Jesús usó la palabra (cp. 15:26) para enfatizar que su misión era principalmente a Israel (cp. 10:5, 6; 15:24). Cuando su propio pueblo lo rechazó (Jn 1:11) su misión se amplió para incluir a los gentiles (Mt 28:19; Ro 11:11). La mención de cerdos es más fuerte, y probablemente se refiere a aquellos que burlándose, rechazaron las verdades del evangelio. 7:7 Pedid…buscad…llamad. En el gr. estos mandatos están en el tiempo presente y sugieren la idea de “seguid pidiendo…seguid buscando…seguid llamando.” Aunque Jesús no enseñó que la persistencia en la oración haría que Dios accediera a los deseos humanos, la persistencia también es considerada como sinónimo de fe, de que Dios responderá (vers. 8). 7:8 Aunque este vers. parece indicar que todo lo que se pida se concederá, lo que se garantiza es que aquellos que fiel y persistentemente oran, recibirán respuesta a sus oraciones si están de acuerdo con la voluntad de Dios (cp. Jn 14:13, 14; 15:16). 7:12 la ley y los profetas. Véase coment. en 5:17. 7:15 falsos profetas. Probablemente se refiera a aquellos que por su falsa interpretación de la ley (probablemente los fariseos), extraviaban a Israel de la verdad. 7:19 es cortado…echado. O, “está siendo” cortado y echado al fuego. Es decir, Dios identifica y juzga a los que dicen ser discípulos de Jesús, pero cuyas obras lo contradicen. 7:22 en aquel día. Es decir, el “Día del Señor”, cuando Dios actuará para vindicar a su pueblo, juzgando a sus opresores (cp. Is 13–14; Jl 2; Sof 1:14–16). 7:23 Jamás os conocí. Indica que no hubo una relación personal y espiritual con Cristo (cp. 25:12; 1 Co 8:3; Gá 4:9; 2 Ti 2:19). 7:25 lluvia…torrentes…vientos. Los fenómenos descritos aquí pueden ser una referencia a las pruebas de la vida, o quizás son una descripción metafórica del juicio final o del Día del Señor. 7:29 uno que tiene autoridad. Jesús poseía autoridad propia como Hijo de Dios, y por tanto, sabía exactamente lo que la ley del A.T. significaba. Los escribas, aunque eran respetados porque se consideraban expertos en la ley, sólo podían tratar de interpretarla. 8:2 un leproso. En aquellos días, la lepra era una terrible e incurable enfermedad. El enfermo de lepra no podía participar en actividades sociales o religiosas. Sólo un sacerdote podía diagnosticar esta enfermedad y sólo él podía declararlo limpio (cp. Lv 14:2–32). se postró. En gr. esta palabra se usa para indicar adoración a Dios. (cp. 2:11; 9:18; 14:33; 15:25; 20:20). 8:4 no se lo digas a nadie. Jesús tenía una misión definida y una sola manera de cumplirla: de salvar al mundo por medio de su muerte expiatoria (cp. Jn 3:16–18). Sus milagros y sus enseñanzas daban testimonio de El y eran suficientes para que cualquiera creyera en El como el Mesías. Ninguna intervención humana podía apresurar o impedir su obra redentora en la cruz (cp. Juan 7:30; 8:20). para…testimonio a ellos. Cristo quería hacer ver a todos que un milagro genuino había sido realizado y que podía ser verificado por el sacerdote. Al mismo tiempo, El enfatiza que la ley del A.T. se estaba cumpliendo. La sanidad del leproso confirmó a Jesús como el Mesías (11:5; Is 29:18; 35:5, 6). 8:5 centurión. Oficial del ejército romano a cargo de unos 100 soldados. En una legión romana (6,000 soldados) había 60 centuriones. Entre las responsabilidades del centurión estaba la de que sus soldados hicieran los ejercicios militares prescritos y tenerlos bajo su mando en las campañas militares. 8:8 no soy digno. El centurión mostró gran fe en la persona y el ministerio de Jesús, reconociendo la autoridad de Jesús para sanar a su criado con sólo una palabra (vers. 9). 8:11 muchos del oriente y del occidente. La palabra muchos se refiere a los gentiles que aceptan a Cristo, y son comparados con los hijos del reino en el vers. 12; es decir, judíos que normalmente hubieran sido ciudadanos del reino si no hubieran rechazado a Jesús. Esta concurrencia de gentiles recuerda las promesas del A.T. en cuanto a la salvación de los que no eran judíos (Is 2:2–3; 19:23–25; 45:22–23; 56:6–7; Mi 4:1–2; Zac 8:20–23; Mal 1:11). 8:13 como has creído. Es decir, conforme a la fe en Jesús que tenía el centurión. 8:16 endemoniados. Son personas cuyos cuerpos y mentes son controladas por demonios (mensajeros de Satanás). La posesión demoníaca podía manifestarse con actos de violencia (vers. 28), rechazo a la presencia del Hijo de Dios (vers. 29), incapacidad para hablar (9:32; 12:22), ceguera (12:22), y autodestrucción (17:15) 8:20 Hijo del Hombre. La frase “hijo del” era una frase idiomática usada en manera descriptiva (ej., “hijos del trueno” que significa gente alborotadora). El título Hijo del Hombre enfatiza la humanidad de Cristo y es usado más de 80 veces en los Evangelios, y siempre por Jesús (cf. 9:6; 12:40; 17:9, 12, 22; 20:18, 28; 26:2, 24, 45). El Hijo del Hombre es el Mesías, el Hijo de Dios, que recibirá el reino de Dios su Padre en su segunda venida y gobernará sobre todas las naciones de la tierra. 8:22 Sígueme. Cp. coment. en 4:19. deja que los muertos entierren a sus muertos. Es decir, “deja que los espiritualmente muertos entierren a los físicamente muertos.” Jesús quiere decir que los muertos espiritualmente (o sea, los que no creen en El) son los que deben enterrar a los muertos físicamente. La aspereza de la declaración de Jesús tiene que explicarse por la urgencia del establecimiento del reino de Dios, y hay que entenderla frente a la autoridad mesiánica de Jesús. 8:24 se desató una gran tormenta. El mar de Galilea es conocido por sus súbitas y severas tormentas producidas por los vientos que penetran por los cañones y pasos de las montañas que lo rodean, chocando con aires más cálidos, húmedos y tranquilos sobre el mar y provocan fuertes tormentas. 8:27 aun los vientos y el mar le obedecen. Los discípulos ya habían visto la autoridad de Jesús sobre las enfermedades y los demonios. Aquí ellos ven su autoridad sobre las fuerzas de la naturaleza (cp. Sal 65:7; 107:25–30; Pr 30:4). Los milagros de Jesús demostraban claramente su deidad (cp. Jn 5:36; 10:38; 20:30–31). 8:28 tierra de los gadarenos. Algunos mss. griegos dicen gadarenos y otros guerasenos o guerguesenos (cp. notas del traductor en Marcos 5:1 y Lucas 8:26). Gadara estaba situada a unos 8 km al sudeste del Mar de Galilea, mientras que Guerasa estaba situada como a 48 km al sudeste del Mar. Los territorios de ambas ciudades se extendían hasta las costas del Mar de Galilea, y como ambas ciudades eran bien conocidas, era común referirse a una u otra ciudad como representante de todo el área donde el milagro tuvo lugar. sepulcros. Los sepulcros en cuevas naturales o hechos en la roca generalmente tenían dos cámaras, y con frecuencia una permanecía vacía. Estas cámaras a veces eran usadas como morada por leprosos, atormentados mentales y aún por los muy pobres. 8:29 Hijo de Dios. Los demonios reconocen la deidad de Cristo, pero se oponen a El (cp. Stg 2:19). 8:30 cerdos. El hecho de que había muchos cerdos en esa área indica que no era territorio de los judíos, porque los judíos consideraban que los cerdos eran inmundos. 8:31 los demonios le rogaban. Su petición era al mismo tiempo la admisión de su propia derrota, reconociendo la autoridad y poder de Jesús. 9:1 su ciudad. Es decir, Capernaúm, donde Jesús se había establecido (cp. Mr 2:1). 9:2 Jesús, viendo la fe de ellos. Tanto el paralítico como los que lo trajeron, creyeron que Jesús podía sanar. Aquí se nota la prioridad que Jesús le da a la necesidad espiritual del paralítico sobre su necesidad física. tus pecados son perdonados. El perdón de los pecados que Cristo concede, se basa en la fe genuina de ellos (cp. Hch 13:38–39). 9:3 escribas. Véase coment. en 2:4. Este blasfema. La blasfemia incluye el dar crédito a alguien por lo que Dios ha hecho. Jesús había declarado que podía hacer algo que sólo era prerrogativa de Dios, pero los escribas no querían reconocer que Jesús era el Hijo de Dios. 9:9 Mateo…en la oficina de los tributos. El oficio de Mateo como recaudador de impuestos lo hacía una persona despreciable ante los demás judíos (v. coment. en 5:46; cp. Lc 19:1–10). Capernaúm se encontraba entre los territorios gobernados por Herodes Antipas y Felipe el tetrarca, por tanto tenía una de las oficinas de impuestos más grandes de Galilea. 9:11 fariseos. Véase coment. en 3:7. 9:13 Misericordia quiero y no sacrificio. Jesús aplica esta cita de Os 6:6 contra los que creían que podían hacer el mal a sus prójimos siempre que ellos guardaran los requisitos de la ley, ofreciendo el sacrificio requerido por sus pecados. Los fariseos insistían en obedecer la letra de la ley, mientras que por otra parte fallaban en cumplir el espíritu de la ley, que en parte era el mostrar misericordia a toda persona, incluyendo a los marginados de la sociedad. 9:14 ayunan. Véase coment. en 6:16. 9:15 el novio…será quitado. Jesús alude aquí a su muerte violenta (cp. Is 53:8). 9:16 tela nueva. Lit., sin encoger. El significado de esta metáfora es que las enseñanzas de Jesús acerca del reino (tela nueva) no son compatibles con las tradiciones (vestido viejo) de los fariseos. 9:17 los odres se revientan. El vino nuevo se dilata durante la fermentación. Los odres nuevos pueden dilatarse durante este proceso sin romperse, pero los odres viejos que ya se han dilatado a lo máximo, se revientan. 9:20 sufriendo de flujo de sangre. La causa de la enfermedad de esta mujer no es especificada, pero su condición se había hecho crónica y había empeorado, lo que aumentaba no sólo su temor, debilidad e irritación, sino también su pobreza (Mr 5:26). Los judíos consideraban la menstruación como algo impuro, y el flujo de sangre en ella era constante. Esta mujer, por tanto, era considerada siempre inmunda. Cualquier persona que ella tocara se volvía al instante inmunda (cp. Lv 15:25–30). el borde. Este término se refiere a los flecos en los bordes del manto. Estos flecos en las vestiduras, recordaban a los judíos de los mandamientos de Dios (Nm 15:37–41; Dt 22:12; Mt 23:5). 9:23 los flautistas. El Mishná decretaba que aun las familias más pobres debían proveer por lo menos dos flautistas y una mujer que llorara en honor de la persona fallecida. 9:27 ¡Hijo de David. Aunque físicamente ciegos, los dos hombres sabían que Jesús en verdad era el Mesías, por tanto tuvieron fe en El. 9:29 Hágase…según vuestra fe. Véase coment. en 8:13. 9:34 fariseos. Véase coment. en 3:7. el príncipe de los demonios. Véase coment. en 10:25. 9:37 mies. Jesús se refiere a las multitudes de los vers. 33 y 36. 9:38 Señor de la mies. La frase describe a la persona encargada de contratar trabajadores para la cosecha. En este caso se refiere a Dios. 10:1–11:1 Esta sección marca el principio del tercer ministerio de Jesús en Galilea. En el primer ministerio (4:23) Jesús trabajó solo. En el segundo (Lc 8:1–56), los doce apóstoles participaron juntamente con Jesús en su ministerio. Aquí en el tercero, los doce son enviados para ministrar solos (cp. Lc 9:1–6; Mr 6:7–13). 10:1 les dio poder. Sólo Jesús tiene autoridad sobre los demonios y el poder para sanar, pero el dio autoridad a sus discípulos para que pudieran confirmar su mensaje. 10:2 Simón…Pedro. Pedro es mencionado primero en las listas de los apóstoles (cp. Mr 3:16–19; Lc 6:14–16; Hch 1:13). La palabra Simón viene de “Simeón”, uno de los doce hijos de Jacob (cp. Gn 49:5; Hch 15:14). Para el cambio del nombre a “Pedro”, véase coment. en 16:18. 10:3 Bartolomé. Muchos eruditos identifican a Bartolomé con Natanael por dos razones: 1) Se asocia a Natanael con Felipe en Jn 1:43–46, y 2) Felipe y Bartolomé siempre son mencionados juntos en las listas de los apóstoles en los evangelios. 10:4 el cananita. O, el zelote. Los zelotes creían que sólo Dios podía ser el rey legítimo de Israel y mientras el judaísmo aceptara el control romano de la nación, la era mesiánica no se iniciaría. Los zelotes eran revolucionarios que usaron la violencia en su oposición al dominio de Roma sobre Israel, y fueron los responsables de la rebelión del 66–70 d.C. que resultó en la destrucción de Jerusalén. Aquí el término cananita sirve para distinguir a Simón Pedro (vers. 2) de este Simón. Iscariote. Hay varias posibilidades para el significado de este nombre. Pudiera ser: “el falso,” “el asesino,” o “el tintorero”. Otra posibilidad es “hombre de Queriot,” una referencia al pueblo natal de Judas. Queriot estaba a unos 20 km al sur de Hebrón (cp. Jos 15:25). Si el nombre de Judas se refiere a su pueblo natal, Judas sería el único discípulo que era de Judea. 10:5 No vayáis…gentiles. Al igual que el ministerio de Jesús (15:24), la misión de los doce era dirigida a los judíos. Cuando éstos rechazaron el mensaje (12:24), el evangelio fue proclamado a los gentiles (28:18–20). Pablo comenzó predicando primeramente a los judíos, después a los gentiles (Ro 1:16). samaritanos. Al igual que los gentiles, los samaritanos también tendrían que esperar la oportunidad de ser incluidos en la proclamación del evangelio(v. Jn 4:22). Jesús no rehusó anunciar el evangelio a ninguno que viniera a El (cp. Jn 4:22, 23). 10:6 ovejas perdidas. Eran judíos que trataban de vivir conforme a las enseñanzas opresivas de los fariseos, ignorando las buenas nuevas sobre Jesús el Mesías. 10:7 el reino se ha acercado. Véase coment. en 3:2. 10:8 de gracia recibisteis, dad de gracia. Los discípulos no debían cobrar por hacer milagros, pues habían recibido gratuitamente el mensaje del evangelio y el poder de hacer los milagros; pero como se ve en el vers. 10, sí podían recibir recompensa de aquellos a quienes ayudaban. 10:10 el obrero es digno. La Biblia tiene mucho que decir sobre los derechos del obrero a su salario. Jesús extiende este principio a sus discípulos en su trabajo de evangelistas. Esta declaración de Jesús fue la base del énfasis de Pablo (1 Co 9:14; 1 Ti 5:18) y de Juan (3 Jn 5–8) para que los cristianos sostuvieran económicamente a aquellos que les ministraban. 10:11 quién es digno. O sea, los que eran justos y piadosos (cp. Lc 2:25, 26) que responderían al mensaje de los apóstoles y les proveerían hospitalidad. 10:13 vuestro saludo de paz se vuelva a vosotros. Se refiere a que Dios no dará bendiciones a los que maltraten a sus mensajeros. 10:14 sacudid el polvo. Costumbre judía de sacudirse el polvo de los pies en señal de desprecio (cp. Hch 13:51). Simboliza el protegerse de impurezas. Aquí indica disgusto con los que rechazan la salvación y no reciben a los apóstoles. 10:15 el día del juicio. Es decir, el juicio final cuando la justicia de Dios se llevará a cabo (cp. Ap 20:11–15). 10:16 ovejas…lobos. Los discípulos, y por extensión los creyentes en Cristo, son las ovejas, y los lobos son los que se oponen a Cristo y a su mensaje. Este símil señala los peligros y la hostilidad que experimentarán los discípulos en su misión. serpientes…palomas. La serpiente representa la astucia del diablo para engañar (Gn 3:1). La paloma es un símbolo universal de la paz, la pureza y la inocencia. 10:17 cuidaos de los hombres. Es decir, los lobos del vers. 16 que traerán acusaciones contra los seguidores de Cristo. los tribunales. Eran concilios judíos locales bajo la autoridad del Sanedrín que consistían de unos 23 jueces cada uno. 10:20 el Espíritu de vuestro Padre. Es decir, el Espíritu Santo (Mr 13:11). 10:21 el hermano entregará…al hermano, y el padre al hijo. Los miembros creyentes en una familia a veces son expulsados y perseguidos a causa de su fe. Puesto que Jesús menciona la segunda venida en el ver. 23, es posible que aquí El también se refiera a la terrible persecución de la gran tribulación. 10:22 el que persevere. Los verdaderos creyentes se mantendrán firmes en su fe en Cristo hasta la muerte (cp. Ro 8:37). 10:23 No terminaréis. La persecución persistirá hasta el regreso de Cristo. 10:25 Beelzebú. La manera en que Jesús usa este término aquí, indica que el significado es ofensivo, quizás “señor del estiércol”. Se refiere a Satanás, el príncipe de los demonios. 10:28 alma. Gr. psuqué. Es decir, la parte inmortal del hombre que se distingue del cuerpo. temed a aquel. Es decir, temed a Dios mediante la obediencia reverente y el testimonio fiel (v. Pr 9:10). infierno. Véase coment. en 5:22. 10:29 se venden dos pajarillos. Los pajarillos, o gorriones, eran usados como alimento por los pobres. Costaban poco porque había muchos y eran fáciles de atrapar o cazar. 10:32–33 confiese…niegue. Aquí confiese se refiere a reconocer a Jesús como el Mesías (Cristo) e Hijo de Dios (16:15–16). Pruebas y persecuciones (vers. 16–25) vendrán a los que confiesen a Jesús. A los que le nieguen, Jesús los negará y no los defenderá en el día del juicio (cp. 7:22, 23). 10:34 paz…espada. Aunque Jesús trae paz personal (Jn 14:27) y espiritual (Ro 5:1) para los que creen y confían en El como Salvador y Señor, la espada representa otro efecto de su misión: la guerra y las luchas. Los que no creen harán guerra contra los creyentes, aun cuando sean miembros de la misma familia (vers. 35–36). 10:37 que ama al padre o a la madre más. El creyente debe amar a su familia, pero debe amar aun más a Jesús por su obra redentora en la cruz. 10:38 no toma su cruz. Esto describe a los que tenían que cargar el madero de la cruz en el cual iban a ser crucificados. La crucifixión simbolizaba tal indignidad que algunos de los escritores romanos usaban la palabra cruz como una maldición (“¡Vete a una mala cruz!”). También para los judíos, la cruz era motivo de escándalo (Gá 5:11). Con esta frase Jesús enfatiza que un discípulo debe hacer entrega total de su vida. 10:39 la perderá…la hallará. La persona que busca el éxito y el logro de ambiciones personales, sin buscar a Cristo y creer en El, morirá, y no obtendrá la vida eterna. El que cree en Cristo recibirá la vida eterna, pudiendo ser mártir por su fe (16:25). 10:40 recibe. Los apóstoles son los representantes de Cristo, quien a su vez es el representante del Padre. 10:42 pequeños. Esta palabra se refiere a la humildad de los seguidores de Jesús. 11:3 el que ha de venir. La pregunta se basa en el testimonio de Juan en 3:11. Juan estaba preguntando si Jesús era en realidad el Mesías (cp. Sal 118:26; Is 59:20) que él esperaba, que sería el nuevo rey de Israel que gobernaría al mundo. 11:4 lo que oís y veis. En vez de indignarse por la pregunta de Juan, Jesús le envía un mensaje recordándole las profecías acerca del Mesías (vers. 5). 11:5 los ciegos reciben la vista…se les anuncia el evangelio. Los milagros que Jesús hacía eran señales de que El era el Mesías (Is 29:18; 35:5; 42:7), y de que el reino de los cielos se había acercado. 11:6 no se escandaliza. Es decir, el que no rechaza a Jesús, aunque su vida y ministerio eran diferentes a lo que tradicionalmente se esperaba del Mesías (cp. Jn 6:60–66). Jesús advierte a Juan y a sus seguidores que no permitan que sus ideas preconcebidas acerca del Mesías les hagan apartarse porque El no cumple tales nociones. 11:7 ¿Una caña sacudida. La analogía hace referencia a la planta de tallos que crece en las riberas del río Jordán. La imagen proyectada es la de una persona sin firmeza de carácter, que fácilmente se deja llevar de aquí para allá por las ideas de otros. 11:9 más que un profeta. Como los profetas del A.T., Juan era un portavoz de Dios, pero él tuvo el privilegio de anunciar y presenciar la venida del Mesías (vers. 10; Mal 3:1; Is 40:3). 11:11 nacidos de mujer. Es decir, toda la humanidad. nadie mayor…el más pequeño en el reino. Jesús está hablando de grandeza en términos de privilegio, no de poder o de importancia. Por ser el precursor del Mesías, Juan era considerado el más privilegiado de los que vivieron en el período que terminó con el ministerio de Cristo. Sin embargo, ahora, aun los más pequeños en el reino son mayores que Juan. Ninguno antes de Juan había experimentado ese privilegio, y él moriría antes de tener la oportunidad de ser parte del reino en la tierra. Aquellos que creen en Cristo como su Salvador gozan en el presente algunos de los beneficios del reino, es decir su presencia y la del Espíritu Santo. 11:12 los violentos…por la fuerza. El griego indica que el reino está siendo atacado, y que hombres violentos están tratando de impedir que otros entren. Los violentos incluirían a los escribas y fariseos (cp. 23:13), y a Herodes el Grande que trató de matar al niño Jesús, y a Herodes Antipas que mandó a perseguir y a decapitar a Juan el Bautista. Jesús advierte a sus discípulos que la oposición aumentará en lugar de disminuir (cp. 10:16–42). 11:14 él es Elías. Jesús revela a las multitudes que en Juan se cumple lo profetizado acerca de Elías (cp. Mal 4:5). 11:15 El que tiene oídos, que oiga. Primero debe existir la capacidad para oír la palabra en el sentido de percibirla y entenderla espiritualmente (Mr 4:33; 1 Co 2:14–16); después el que la oye debe aceptarla por fe con la intención de obedecerla (vers. 20; Stg 1:22, 25). 11:16 esta generación. Jesús usa casi siempre esta expresión para referirse a los judíos que lo rechazaban. Es semejante a los muchachos. Jesús usa este símil para describir la actitud de los judíos hacia el Evangelio. Presenta la escena que pudiera suceder en las plazas, donde los niños tratan de que otros niños se les unan en los juegos imitando a adultos. El primer juego es el de un banquete imaginario, pero a los niños invitados no les interesa. Entonces los niños idean hacer un funeral, lo que aparentemente tampoco fue del agrado de los niños invitados. Por analogía, la predicación y la vida ascética de Juan el Bautista corresponde al juego del funeral, mientras que el ministerio de Jesús corresponde al del banquete. Los fariseos rehúsan aceptar la verdad de ambos, decidiendo más bien oponerse y atacar a los dos. 11:19 el Hijo del Hombre. Véase coment. en 8:20. la sabiduría se justifica por sus hechos. Lc 7:35 dice: por todos sus hijos, y en ambos casos el proverbio significa que son las acciones y sus resultados lo que prueba la sabiduría de una decisión y no las palabras. Así que en realidad los adversarios de Jesús demostrarían ser necios. 11:21 Corazín. Esta aldea estaba a unos tres km al noroeste de Capernaúm. Betsaida. Este era el pueblo de Andrés, Pedro y Felipe (Jn 1:44; 12:21). Estaba situado cerca de la desembocadura del río Jordán en el mar de Galilea. Tiro…Sidón…se hubieran arrepentido. Estas grandes ciudades fenicias estaban en la costa del Mediterráneo a unos 50 km al noroeste del mar de Galilea. Sus habitantes fueron denunciados por los profetas del A.T. por su adoración a Baal (cp. Is 23; Ez 26–28); así que por mucho tiempo habían estado en rebelión contra Dios por su idolatría. cilicio y ceniza. Símbolos de gran pesar y humillación (Dn 9:3; Jon 3:5–6). 11:23 Capernaúm. Véase coment. en 4:13. Sodoma. Véase Gn 19:24–28. 11:25 ocultaste. Es decir, retener el entendimiento de aquellos que rechazaron lo que se les había ofrecido. sabios e inteligentes. Los que se creían ser sabios por sus conocimientos de la ley del A.T., considerando tener garantizada la aceptación de Dios. 11:30 fácil…ligera. El yugo de Jesús es fácil y su carga ligera porque El habilita a sus discípulos para que cumplan los mandamientos de Dios (1 Jn 5:3). 12:1 el día de reposo. El séptimo día de la semana era santo para los judíos y no se les permitía hacer obra alguna (Ex 20:8–11). Sin embargo, ese día llegó a estar cargado con muchos reglamentos creados por los líderes de Israel. Las tradiciones hechas por los hombres creaban muchos problemas, pues los fariseos consideraban que sus tradiciones tenían la misma autoridad que el A.T. 12:2 fariseos. Véase coment. en 3:7. lo que no es lícito. La tradición farisaica prohibía que se cosechara en el día de reposo, ni siquiera que se arrancaran granos de las espigas. Pero la ley en el A.T. sí permitía que se arrancaran granos al pasar por el sembrado de un vecino (Dt 23:25). 12:4 panes consagrados. Véase Lv 24:5–9. Tanto David como los sacerdotes hicieron una excepción debido a la necesidad inmediata de David y de sus compañeros (1 S 21:1–6) 12:5 sacerdotes…profanan el día de reposo. Los sacerdotes tenían que cambiar los panes consagrados (Lv 24:8), y también presentar holocaustos y ofrendas en el día de reposo (Nm 28:9–10), así que en realidad estaban trabajando en ese día. Obviamente éstas eran excepciones, pues eran ordenadas por Dios. 12:6 os digo que algo mayor. Jesús usa aquí el neutro, algo, para referirse a sí mismo porque El se está comparando con el templo, que era considerado como el lugar más sagrado para el pueblo de Israel. La lógica usada por El es que si David y los sacerdotes profanan el día de reposo (vers. 5), y siendo que El es mayor que el templo, entonces ciertamente Jesús es Señor del día de reposo y tiene la autoridad de definir la manera apropiada de comportarse en el día de reposo. Aquí los fariseos, pues, se enfrentaron con la grandeza del Mesías (cp. 4:23; 9:35; 11:2–6, 20–24, 25–30). 12:7 Misericordia quiero y no sacrificio. Véase coment. en 9:13. a los inocentes. Es decir, a los discípulos de Jesús (vers. 1). 12:10 ¿Es lícito…? De nuevo, la discusión se centra en lo que es permitido en el día de reposo (cp. vers. 2). Los rabinos permitían que alguien podía ser sanado sólo si estaba en peligro de muerte. 12:12 cuánto más. La lógica de Jesús va de lo menos importante a lo más importante (cp. 6:26; 10:29–31): si los hombres tratan de rescatar a los animales (lo menor) en el día de reposo, ¿no debía Jesús sanar a un ser humano (lo mayor) en el día de reposo? 12:13 él la extendió. Este acto de obediencia al mando de Cristo fue una manifestación de la fe del hombre. 12:16 no revelaran quién era El. Véase coment. en 8:4. 12:18 mi amado. Es decir, Jesús (cp. 3:17; 17:5). mi alma. Esta cita representa a Dios hablando de sí mismo. Espíritu. O sea, el Espíritu Santo (cp. 3:16). justicia. O, juicio. Este término (gr., krı́sis) puede tener implicaciones positivas o negativas. El contexto aquí favorece lo positivo. Para las implicaciones negativas del término, véanse 5:21, 22; 10:15; 11:22, 24; 12:41, 42; 23:33. 12:19 no contenderá, ni gritará…oiga su voz. Hubo ocasiones en que Cristo habló a otros en voz alta (ej., Juan 7:26–27, 37), cumpliendo la profecía que El proclamará justicia (vers. 18). Pero la actitud de Jesús ante el plan contra su vida (vers. 14) es la de un reconocimiento pasivo del plan. El prohíbe que se den a conocer las nuevas acerca de sus poderes milagrosos cuando El podía haber ganado reconocimiento y apoyo si El lo hubiera deseado. 12:20 No quebrará la caña cascada, ni apagará la mecha que humea. A diferencia de los fariseos que ponían cargas pesadas sobre el pueblo, el Mesías es bondadoso, consolando a los humildes (cp. 11:28–30. hasta que lleve a la victoria la justicia. Es decir, el triunfo de Jesús sobre el pecado por medio de su crucifixión y resurrección. 12:21 En su nombre pondrán las naciones su esperanza. Jesús vino inicialmente para traer salvación a Israel, pero el plan de Dios también incluía la salvación de los gentiles, como se puede ver en la Gran Comisión (28:19). 12:22 Entonces. En Marcos 3:20 se ve que Jesús está en este momento en Capernaúm, habiendo salido de Jerusalén (vers. 15). 12:23 ¿Acaso no es éste. Aunque la multitud no está segura de que Jesús sea el Mesías, tiene la esperanza de que lo sea. Hijo de David. Véase coment. en 9:27. 12:24 fariseos. Véase coment. en 3:7. Beelzebú. Véase coment. en 10:25. 12:27 ¿por quién los expulsan. Jesús obligaba a sus oponentes a discutir sin contradicciones: si El expulsa a los demonios bajo la influencia de Satanás, entonces sus hijos debían estar haciendo lo mismo (cp. Hch 19:13–16). 12:28 Espíritu de Dios. Una de las funciones del Espíritu Santo durante el ministerio terrenal de Jesús, fue la de trabajar juntamente con Jesús para llevar a cabo su ministerio (vers. 18). Lucas relata que Jesús dice dedo de Dios en esta discusión (v. Lc 11:20; cp. Ex 8:19; 31:18; Dt 9:10). La expresión el dedo de Dios, que también se refiere al Espíritu Santo, ayuda a entender lo que Jesús estaba diciendo. Se encuentra en Ex 8:19, donde los magos de Faraón admiten que sus encantamientos no se comparan con los verdaderos milagros de Dios. Jesús está indicando que algunos, si no todos, de los milagros de la expulsión de demonios que son llevados a cabo por los judíos no tienen validez, pero los que El hace son reales y pueden ser verificados. el reino de Dios ha llegado a vosotros. Es decir, ellos están viendo al Mesías, al Rey mismo, haciendo su obra (v. coment. en 3:2). 12:29 casa de un hombre fuerte…saqueará. El hombre fuerte representa a Satanás, y Jesús es el que lo ata para saquear su casa, es decir, expulsar los demonios. El poder de Jesús para liberar a las personas del control de Satanás se demuestra en su poder para expulsar demonios. Cristo derrotará y atará al diablo cuando El establezca su reino mesiánico sobre la tierra (Ap 19:15–20 a 20:10; cp. Lc 4:5, 6; Ro 16:20). 12:30 no está conmigo, está contra mí. El que no tiene fe en Cristo en realidad está en contra de El. 12:31 pecado y blasfemia…no será perdonada. Este pecado consiste en darle crédito a Satanás por la obra que el Espíritu Santo ha hecho, o por decir que el Espíritu Santo es Satanás. Jesús da a entender que puede haber perdón por blasfemias aun contra El (vers. 32), tal vez porque esto se haya hecho en ignorancia por los incrédulos. Los fariseos rechazaban deliberadamente la verdad al atribuir a Satanás los milagros de los cuales ellos eran testigos, sabiendo que sólo por el Espíritu Santo se podían realizar (vers. 28). 12:32 Hijo del Hombre. Véase nota en 8:20. 12:35 tesoro. Es decir, el corazón 12:36 toda palabra vana. La palabra gr. (argós) traducida aquí vana, básicamente significa “inútil”, pero en este contexto se refiere a las palabras imprudentes que hieren a otras personas. Aquí, palabra vana se refiere a acusar a Jesús de estar inspirado por Satanás (vers. 27). 12:37 serás justificado…serás condenado. Jesús probablemente habla de un principio general, no específicamente del Día de Juicio. Pero, el principio se aplicará al juicio final también: una persona será juzgada por lo que ha dicho, porque con la boca se confiesa a Jesús como Señor para salvación (Ro 10:9, 10). 12:38 los escribas y fariseos. Véase coment. en 2:4 y 3:7. Maestro. Este título (heb. Rab o Rabı́ ) tiene gran prestigio en la cultura judía. Es el que enseña al discípulo la Torah (la ley), refiriéndose usualmente a todo el A.T. Se le llegó a considerar con más grande honor que al mismo padre. Por supuesto, este título dado a Jesús por los escribas y fariseos no era sincero, tal vez sarcástico o para complacer a las multitudes. señal. Los judíos esperaban que el Mesías hiciera milagros cuando se le pidiera (Lc 11:16, 29–32; 23:8; Jn 2:18; 4:8; 6:30; 11:47; 1 Co 1:22). 12:39 adúltera. Es decir, infidelidad espiritual, por no ser fiel a Dios. la señal de Jonás. Al igual que el rescate de Jonás del gran pez fue una señal a aquella generación (Jon 1:17–2:10), también la resurrección de Jesús fue una señal a su generación, confirmando que El era el Mesías. 12:40 tres días y tres noches. Esto no demanda un período de 72 horas. Los hebreos acostumbraban contar una porción del día como un día completo de 24 horas; también calculaban que un día terminaba y el otro comenzaba a la puesta del sol. el corazón de la tierra. Es decir, la tumba. 12:41 Los hombres de Nínive…se arrepintieron. La gente de Nínive, a pesar de toda su maldad, fueron lo suficiente sabios para reconocer a Jonás como un profeta de Dios y se arrepintieron (Jon 3:4–9). Por esta razón ellos podrán condenar a aquellos (esta generación) que tuvieron el privilegio de ver y oír a Jesús, que tenía más poder y autoridad que Jonás, y no se arrepintieron. algo más grande. Como Jesús es más grande que el templo (vers. 6), que el profeta Jonás (vers. 41), y aún que el rey Salomón (vers. 42), el rechazarle conlleva una mayor condenación. 12:42 Reina del Sur. Es decir, la Reina de Sabá, un reino situado al sur de la península de Arabia (cp. 1 R 10:1). 12:43 el espíritu inmundo. Llamado también espíritus endemoniados (cp. 4:24; 8:16; Mr 5:15) y malos espíritus (cp. Lc 7:21; Hch 19:12). sale del hombre. Jesús podía hablar de expulsar demonios con expresiones que eran familiares a la gente de la época (cp. 12:27). Este relato fue motivado por la expulsión de demonios que Jesús había realizado anteriormente y que dio motivo a la discusión con los fariseos (v. vers. 22–42). 12:44 desocupada. Es decir, el demonio que había estado atormentando, ha sido expulsado y la persona estaba disfrutando temporalmente de una vida normal. 12:45 Así será…generación perversa. La generación perversa corresponde al hombre de esta analogía. A diferencia del endemoniado, ciego y mudo que Jesús había sanado (vers. 22), el hombre, que hipotéticamente se describe aquí, termina en condiciones peores que antes de que el demonio fuera expulsado. De igual manera, el privilegio de aprender directamente de Jesús, debió haber sido una magnífica oportunidad para los judíos que le vieron y le oyeron para que hubieran obtenido la salvación. Pero los que le rechazaron, están sujetos a una mayor condenación porque le conocieron y escucharon su mensaje y no le aceptaron como el Mesías de Dios. 12:46 su madre y sus hermanos. Jesús tenía cuatro hermanos y por lo menos dos hermanas, todos los cuales eran hijos naturales de José y María, tenidos después del nacimiento de Jesús. Jacobo (o Santiago), llegó a ser un gran líder de la iglesia en Jerusalén (v. Hch 15:13; Gá 1:19) y escribió la epístola de Santiago. Judas, otro de sus hermanos, escribió la epístola que lleva su nombre. 12:49 ¡He aquí mi madre y mis hermanos! La relación espiritual con Cristo es más íntima y cercana que la relación sanguínea, especialmente si los familiares no son creyentes, como los hermanos de Jesús aquí (cp. Jn 7:5). Jesús no necesariamente está despreciando a su familia, pero sí está usando la oportunidad para dar honor a los que, por ser miembros de la familia espiritual de Jesús, hacen la voluntad de Dios (vers. 50). 12:50 cualquiera que hace la voluntad. La característica del verdadero miembro de la familia de Dios es la obediencia al Padre (cp. 3:15; 5:17–20, 21–48; 6:10, 12; 7:13–27; 21:31). 13:3 parábolas. En los evangelios, una parábola generalmente es una analogía entre algún aspecto común de la vida y una verdad espiritual que Jesús quería enseñar. También hay parábolas en el A.T. (cp. 2 S 12:1–15; 14:5–7). A los rabinos les gustaba usar parábolas para ilustrar una lección. Al interpretar las parábolas del N.T., uno debe: 1) buscar la analogía central presentada para comprender la analogía tanto en su contexto histórico como en su contexto literario en cada evangelio y 2) aplicar esa comprensión a la vida actual. el sembrador. Aunque es principalmente a Jesús que se tiene en mente (vers. 13; cp. 4:23; 9:35; 11:1), también pudiera incluirse a los mensajeros del evangelio de Cristo (cp. 10:1, 7; Mr 6:12; Jn 13:20). salió a sembrar. La semilla es la palabra (vers. 19; Mr 4:14 y Lc 8:11). La diferencia en el resultado no está en la semilla, sino en las variadas condiciones del terreno que la recibe (vers. 4–20, 26). 13:5 Otra parte…en pedregales. Es decir, los que oyen la palabra (vers. 19) y responden, pero no con fe. Al enfrentar la persecución (cp. 20–21), renuncian su asociación con Cristo, demostrando que no habían experimentado una conversión genuina (vers. 21). 13:7 espinos. Plantas silvestres de raíces profundas, que no sólo toman la humedad de las otras plantas en el terreno, también las ahogan con su follaje. 13:8 fruto…a ciento por uno. Tan alta producción era común dadas las mejores condiciones (Gn 26:12). 13:11 se os ha concedido. Es decir, ha sido dado por Dios. los misterios. Un misterio es un aspecto de la verdad de Dios, que sólo puede ser conocida por revelación (v. coment. en Ro 11:25). 13:12 cualquiera que tiene. Es decir, los que reciben la palabra de Dios por fe. cualquiera que no tiene. Es decir, los que rechazan la verdad que se les ha ofrecido. aun lo que tiene. Aun lo poco que habían comprendido acerca de Jesús ya no será claro para ellos. La declaración del apóstol Pablo en Ro 11:25 confirma que Jesús se refiere a una incredulidad obstinada. 13:13 viendo no ven, y oyendo no oyen. Es decir, los no creyentes, o los de afuera (Mr 4:11), que rechazaron a Cristo y su mensaje acerca del reino, pudieron ver y escuchar físicamente, pero no pudieron percibirlo o comprenderlo espiritualmente (vers. 14, 15; Is 6:9, 10). 13:14-15 Aquí Jesús fija su atención en el corazón rebelde de aquellos israelitas que conocían la verdad de Dios, pero se negaron a confiar en El y obedecer su voluntad. 13:17 profetas y justos desearon ver. Los discípulos vivieron en la época del cumplimiento, una época de la cual hablaron los profetas (cp. 1 P 1:10–12). Los profetas del A.T. no gozaron lo que los discípulos disfrutaron. 13:19 la palabra del reino. Es decir, el evangelio que está relacionado con el reino (cp. Mr 1:15). el maligno. Es decir, Satanás (cp. 6:13; 12:24–29; 13:39). En Mateo, Satanás también se conoce como el diablo (4:1, 5, 8, 11), el tentador (4:3), el príncipe de los demonios (9:34), Beelzebú (12:24, 27) y el enemigo (13:39). Satanás usa la tentación para que desobedezcan a Dios los que ceden a esa tentación (4:1–11; 6:13; 16:23). En la cruz Cristo venció a Satanás y eventualmente lo destruirá (25:41, 46). arrebata. El maligno causa distracciones para que la persona no le dé importancia al evangelio, para que no crean y se salven (Lc 8:12). También se dice que Satanás ciega las mentes de los incrédulos (cp. 2 Co 4:3, 4). Tal ceguera puede ser vencida por la obra del Espíritu Santo (Jn 16:7–11). 13:21 no tiene raíz profunda…sólo es temporal. Véase coment. en el vers. 5. 13:22 palabra. Es decir, el evangelio. las preocupaciones del mundo. Las preocupaciones de esta vida pueden hacer que uno se desvíe de la obediencia y la fidelidad a Cristo (cp. 6:19–34). el engaño de las riquezas. El afán de tener riquezas no es compatible con el seguir a Jesús. El peligro de las riquezas puede verse a menudo en Mateo (cp. 4:8–10; 6:24; 19:16–30; 26:14–16; 27:3–10; 28:11–15). 13:25 cizaña. La cizaña es una hierba mala que fue sembrada entre al trigo por el enemigo. La cizaña, cuando comienza a crecer, es parecida al trigo, pero sus raíces son más fuertes que las del trigo. Es mejor dejar que la cizaña crezca entre el trigo hasta la cosecha (vers. 30), porque si se trata de sacarla, aún siendo pequeña la planta, arrancaría también el trigo. 13:30 tiempo de la siega. El juicio final al fin del mundo (vers. 39, 40). atadla…para quemarla. Es decir, tormento eterno en el lago de fuego (vers. 42; Ap 20:15). recogedlo en mi granero. Es decir, vida eterna en el reino de Dios (vers. 43). 13:31-33 Estas dos parábolas tratan del crecimiento seguro del reino por medio de la proclamación del evangelio. 13:32 de todas las semillas es la más pequeña. Esta parábola a la vez que enfatiza el crecimiento del reino, añade la idea de que el reino puede tener un comienzo muy pequeño, al igual que Jesús empezó con un pequeño grupo de seguidores. El grano de mostaza mencionado aquí se refiere a la semilla de la mostaza negra que tiene el tamaño de la cabeza de un alfiler, pero la planta alcanza unos 3 a 4 metros de alto en pocas semanas. las aves…vienen. En Dn 4:9–18, aves simbolizan las naciones del mundo. Aquí enfatizan el tamaño del árbol (i.e., el reino).] 13:33 levadura. Aunque esta palabra normalmente describe una influencia del mal, aquí se refiere a la influencia penetrante del reino en contraste con su modesto principio (v. coment. en 16:6). 13:37 el Hijo del Hombre. Véase coment. en 8:20. 13:38 los hijos del reino. Es decir, los que han creído en Jesús. 13:44 Lo que significa el tesoro en esta parábola ha sido muy discutido. Algunos dicen que el tesoro es Israel o el mundo por los que Jesús (el hombre que encuentra el tesoro) pagó el precio máximo al dar su vida por ellos. El tesoro también pudiera ser el obtener ciudadanía en el reino de Dios o la salvación. El que encuentra el tesoro es el individuo que entrega su vida a Cristo para obtener la salvación y la ciudadanía en el reino de Dios. 13:49 fin del mundo. Es decir, el juicio final. 13:52 escriba. Véase coment. en 2:4. cosas nuevas y…viejas. Es decir, nuevas verdades acerca del reino reveladas en estas parábolas, y antiguas verdades reveladas en el A.T. 13:54 su pueblo. Es decir, Nazaret. 13:55 el hijo del carpintero. El término carpintero en griego se usaba para identificar al que trabajaba principalmente en madera. Como se acostumbraba en esa época, Jesús había seguido a su padre en su oficio. sus hermanos. Véase coment. en Mt 12:46. 13:57 se escandalizaban. Su incredulidad, debida en parte a la familiaridad con El (vers. 55, 56), les causó sospecha y hostilidad hacia la personalidad extraordinaria de Cristo Jesús. Esto limitó su actividad milagrosa en ese lugar (vers. 58; cp. He 11:6). no hay profeta. Este es un dicho que se había hecho proverbio. Al citarlo, Jesús está aceptando la designación de profeta para sí mismo. 14:1 el tetrarca. Herodes Antipas, hijo de Herodes el Grande y gobernador (tetrarca) de Galilea y Perea (4 a.C.- 39 d.C.). Aunque fue popular en Roma, el esfuerzo que él hizo para ser nombrado rey como su padre, resultó en su exilio en el año 39 d.C. Juan…ha resucitado. Por la influencia del carácter de Juan (Mr 6:20) y su ministerio (vers. 5; 3:5), muchos asociaban a Jesús con Juan. 14:3–12 Este relato es intercalado aquí, ya que se ha mencionado el encarcelamiento de Juan el Bautista (11:2), pero no su muerte. Aquí Mateo da otros detalles. 14:3 por causa de Herodías. Herodes había pecado al casarse con Herodías, mujer de su hermano Felipe, violando el mandamiento de Lv 20:21. Lucas relata que Herodes Antipas estaba involucrado en muchos otros pecados (Lc 3:19–20). 14:21 cinco mil hombres. La palabra griega usada aquí para hombres (ándres) indica sólo la idea del sexo masculino; así que el número total de los que comieron fue mucho más de cinco mil, al contarse a las mujeres y los niños. 14:22 fueran…a la otra orilla. Jesús mandó que los discípulos fueran desde la costa nordeste del mar de Galilea hasta la costa noroeste, o sea desde Betsaida hasta Genesaret. 14:25 la cuarta vigilia. Esta vigilia duraba más o menos desde las 3 hasta las 6 de la mañana (cp. Mr 13:35). 14:34 Genesaret. Este pequeño pueblo se encontraba en una área más grande del mismo nombre que era una llanura fértil y bien poblada. El pueblo se encontraba al sudeste de Capernaúm en la costa noroeste del mar de Galilea. 14:36 tocar…el borde. Véase coment. en 9:20. 15:1 escribas. Véase coment. en 2:4. fariseos. Véase coment. en 3:7. Jerusalén. Es decir, la sede de autoridad religiosa del judaísmo. Esta delegación vino para investigar el ministerio de Jesús en Galilea y para confrontarlo por actuar en contra de sus tradiciones religiosas (vers. 2). 15:2 la tradición de los ancianos. Esta tradición era la ley oral que se basaba en la ley dada a Moisés, pero contenía instrucciones detalladas que no se encontraban en el A.T. Eventualmente esta ley oral se escribió en el Mishná (después del 200 d.C.). Los fariseos consideraban que estas tradiciones tenían la misma autoridad que la ley del A.T. (v. coment. en 23:4). 15:4 honra. Es decir, tratar a los padres con respeto y gratitud. Incluía el cuidar de ellos en su vejez. 15:6 invalidasteis la palabra…por causa de…tradición. El quinto mandamiento ordena honrar al padre y a la madre (vers. 4; cp. Ex 20:12; Dt 5:16). Sin embargo, los líderes religiosos judíos enseñaban que un hijo podía usar la tradición oral para no ayudar a sus padres, simplemente diciendo que lo que él tenía era ofrenda dada a Dios por un voto irrevocable (vers. 5; cp. Nm 30:1, 2). La gravedad de permitir hacer tal cosa contra sus padres, se aprecia mejor si lo comparamos con la ordenanza de que a aquellos que hablaran mal del padre o de la madre debía dársele muerte (vers. 4; cp. Ex 21:17; Lv 20:9). El epítome de la hipocresía (vers. 7) era usar la palabra de Dios (Nm 30:1, 2) como una excusa para no cumplir la palabra de Dios (Ex 20:12). 15:9 preceptos de hombres. Es decir, las tradiciones orales (v. coment. en 15:2). 15:11 lo que entra en la boca. Jesús se refiere a los alimentos prohibidos (Lv 11:7). Su enseñanza en este vers. es una breve parábola (Mr 7:17). contamina. Es decir, según los escribas y fariseos, por ser ceremonialmente impuros. Para evidencia adicional de que las leyes de los alimentos en el A.T. no tienen vigencia para los creyentes del N.T., véase Mr 7:19; Hch 10:9–16; 15:28, 29; y 1 Ti 4:1–5. lo que sale de la boca. Es decir, las cosas que uno dice. Lo que se habla es más importante para determinar el carácter, que lo que uno come. 15:13 Toda planta…será desarraigada. Todo aquel, incluyendo a los fariseos, que no pertenece al verdadero pueblo de Dios será juzgado. 15:19 De las cosas malas que Jesús mencionó que provenían del corazón, Marcos menciona 13, mientras que Mateo sólo menciona 7. corazón. En el pensamiento judío y en otras culturas, el corazón era sinónimo de la persona y su mente. Jesús explica que la actitud de la persona y sus acciones tienen su origen en su ser interior (12:33–35). La maldad incluye tanto los malos pensamientos como la mala conducta (12:35). 15:21 de Tiro y de Sidón. Esta es la única ocasión en que Jesús entró a territorio gentil durante su ministerio público (v. coment en 11:21). 15:22 una mujer cananea. Mr 7:26 describe a la mujer como gentil y sirofenicia de nacimiento. Hijo de David. Véase coment. en 1:1. endemoniada. Véase coment. en 8:16. 15:23 El no le respondió. Esto lo hizo por dos razones: 1) recordar a todos que El había venido primeramente como Salvador de Israel (vers. 24), y 2) para probar la fe de ella (vers. 28). 15:24 sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Véase coment. en 7:6 y 12:21. 15:25 se postró. Este era un acto de sumisión ante un rey o ante Dios en adoración y oración. Otras ocasiones en las cuales se le da reverencia a Jesús: 9:18; Mr 5:6, 33; Lc 5:12; y Ap 1:17. 15:26 de los hijos. Es decir, los israelitas, el pueblo judío. perrillos. Los judíos usaban este término para referirse a los gentiles. Jesús lo usa para recordarle a la mujer que es gentil y así probar su fe. Véase coment. en 5:47; 7:6; 8:11; 10:5; 12:21; 16:19; 21:43; 22:9; 25:32; 27:7; 28:19. 15:27 las migajas. La mujer percibe que una sola migaja, como una sola palabra (8:8), o un simple toque del manto de Jesús (9:20) sería suficiente para sanarla. Al usar esta expresión ella demuestra que entiende lo que Jesús le ha dicho: que El vino a ministrar primeramente a Israel y después a los gentiles (cp. Ro 1:16). 15:33 ¿Dónde conseguiríamos. Esta pregunta de los discípulos revela cuán rápido se les había olvidado la provisión milagrosa de Cristo en una situación similar (14:19–21). 15:37 siete canastas llenas. La palabra para canastas en griego es spurídas y se refiere a una canasta capaz de contener a un hombre (cp. Hch 9:25). Estas canastas tenían más capacidad que las más pequeñas (gr. kófinos) de la alimentación previa (14:20). 15:39 Magadán. Este pueblo rural, conocido también como “Magdala”, estaba a la orilla occidental del mar de Galilea entre Capernaúm y Tiberias. De allí era María Magdalena (Lc 8:2). 16:1 fariseos…saduceos. Véase coment. en 3:7. pidieron…una señal. Jesús ya había comprobado su divinidad con varios milagros, y es probable que los fariseos y saduceos oyeran de la alimentación de los 4,000 (15:36); pero pidieron que hiciera un milagro para ellos porque se consideraban ser los jueces finales de que sí había ocurrido un milagro de parte de Dios. 16:3 las señales de los tiempos. Es decir, los milagros que Jesús hizo y las otras profecías que se habían cumplido, comprobaron que El era el Mesías (cp. 11:2–6; 12:28). 16:4 adúltera. Véase coment. en 12:39. señal. Aquí Jesús se refiere a los milagros que piden los líderes religiosos que rehusan creer en El. la señal de Jonás. Véase coment. en 12:39. 16:6 la levadura. Es decir, la hipocresía de los fariseos y saduceos y sus enseñanzas (vers. 12). Jesús en varias ocasiones dio a sus discípulos esta advertencia sobre la levadura. En Lc 12:1, identifica la levadura de los fariseos como hipocresía, como aquí. La levadura de Herodes probablemente se refiere a la influencia que la vida licenciosa de éste podría tener sobre los demás. Entre los judíos la levadura era considerada como símbolo de corrupción y de influencia negativa (Lv 2:4, 5, 11; Dt 16:4) y es con este significado que se usa en el N. T. (16:6, 11, 12; Lc 12:1; 1 Co 5:6–8; Gá 5:9) excepto en la parábola de la levadura (v. coment. en 13:33). Es natural que el Señor asociara la idea de la levadura con las enseñanzas de los fariseos y con Herodes, así como con los saduceos, por tener éstos un punto de vista común de incredulidad en cuanto a El (Mt 16:6, 11, 12; Mr 12:18–27; Hch 23:8). 16:13 Cesarea de Filipo. Antes llamada Paneas, esta ciudad estaba situada en las laderas sudoccidentales del monte Hermón y cerca de una de las fuentes del río Jordán. Esta ciudad había sido un centro de adoración a Baal (Jue 3:3; I Cr 5:23). Fue reconstruida por Herodes Filipo quien la nombró en honor de Tiberio César y de sí mismo; el nombre Filipo la diferenciaba de Cesarea del mar, en la costa del mar Mediterráneo. 16:14 Juan el Bautista. Herodes Antipas también pensaba que Jesús pudiera ser Juan el Bautista resucitado (cp. 14:2). Elías…Jeremías. Era creencia común entre los judíos que Elías regresaría antes de la venida del Mesías (cp. Mal 4:5–6). Algunos asociaban a Jesús con Jeremías y otros profetas por el tono profético de su mensaje. 16:16 el Cristo. Véase coment. en 1:1. el Hijo del Dios viviente. Como Hijo de Dios, Jesús es la perfecta expresión del Padre (Heb 1:2–3), y de hecho, igual con El (Jn 5:18). 16:17 Bienaventurado. Véase coment. en 5:3. hijo de Jonás. En otras ocasiones Jesús le dice “hijo de Juan” (Jn 1:42). Es posible que aquí Jesús usó Jonás, la forma abreviada de “Juan” en arameo; o uno de los nombres se refiere al padre de Pedro y el otro a su abuelo. carne ni sangre. Esta expresión idiomática que significa “hombre” y enfatiza las limitaciones de la humanidad en contraste con la eternidad de Dios, era común en la literatura judía. 16:18 Pedro…roca. Esto es un juego de palabras, ya que Pedro en gr. es pétros (masculino) y significa “una piedra”, en tanto que roca en gr. es pétra (femenino) y significa “yacimiento de piedras”, o “roca grande.” Jesús no dijo que Pedro es la roca sobre la cual la iglesia está construida, sino que Pedro, junto con los demás apóstoles, son piedras extraídas de la veta, la cual es Cristo (1 Co 3:11). Los apóstoles forman el fundamento, pero la piedra angular (Ef 2:20) o roca (Ro 9:33; 1 Co 3:11; 10:4; 1 P 2:8) es Cristo. La Septuaginta sólo usa una vez petra en relación a Abraham, el resto de los casos la usa sólo para Dios (cp. Dt 32:4; 2 S 23:3; Sal 18:2). La iglesia está construida sobre la revelación de Cristo, y la profesión de fe en El. edificaré mi iglesia. El inicio de la iglesia se describe en Hch 2, cuando el Espíritu Santo comenzó a incorporar a los creyentes en el cuerpo de Cristo (cp. 1 Co 12:13; Ef 1:23). La palabra iglesia en los evangelios sólo aparece en este vers. y en 18:17. 16:19 las llaves del reino. En las Escrituras, el término llaves a veces simboliza acceso a un conocimiento y autoridad privilegiados (cp. Is 22:22; Mt 13:16–17; 23:13; Ap 3:7). El dueño confiaba las llaves de su casa a personas de confianza. Pedro y los apóstoles tendrían la autoridad de abrir la puerta del evangelio, y por tanto del reino, primero a los judíos en Pentecostés (Hechos 2) y luego a los gentiles (Hch 10:1–11:18; 14:27; 15:7, 14). ates…desates. Es decir, la autoridad de prohibir y permitir. Pedro y los discípulos, al proclamar el conocimiento del Mesías, anuncian, con la autoridad delegada por El, tanto juicio como salvación. “Atar” y “desatar” eran términos que indicaban autoridad judicial y legislativa de los rabinos. Posteriormente, en dos ocasiones esta autoridad fue conferida a todos los apóstoles: Mt 18:18 y Jn 20:23. será atado…desatado. En griego, esta construcción gramatical es “habrá sido atado…desatado”, lo que indica que el inicio de la voluntad de Dios es previo a las decisiones humanas; es decir, las decisiones de los apóstoles están de acuerdo con lo que Dios ya ha determinado. 16:20 a nadie dijeran. La cruz era inminente (ver. 21) pues los líderes del pueblo ya habían rechazado a Cristo (12:24). Decir a las masas que Jesús era el Mesías hubiera provocado una inquietud política; sin embargo, la cruz era necesaria para cumplir el plan que Dios tenía para redimir a la humanidad. 16:21 Desde entonces. Aquí comienza un nuevo énfasis en el ministerio de Jesús: la enseñanza de que El sería crucificado (17:9, 12, 22–23; 20:18–19, 28; 21:38–39; 26:2). Esta es la primera de tres predicciones sobre su sufrimiento, muerte y resurrección mencionadas en Mateo (cp. 17:22–23; 20:18–19). 16:22 Pedro comenzó a reprenderle. Como la mayoría de los judíos, Pedro pensaba que el Mesías sería un rey glorioso y soberano, y no un hombre que sufriera y muriera a manos de los líderes religiosos de Israel. 16:23 ¡Quítate de delante de mí, Satanás! Sin darse cuenta, Pedro había aceptado un punto de vista satánico al tratar de evitar la muerte de Jesús en la cruz. Las palabras severas de Jesús fueron necesarias para demostrarle a Pedro la seriedad de lo que pedía, y para que lo escucharan también los demás discípulos. 16:24 niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Estos tres requisitos hablan de la decisión radical que implica el seguir a Jesús. El discipulado exige la confesión humilde delante de Dios, la renuncia a ambiciones personales y el vivir conforme a la voluntad de El (v. coment. en 10:38). sígame. Véase coment. en 4:19. 16:25 salvar su vida, la perderá…la hallará. Véase coment. en 10:39. 16:26 alma. Aquí Jesús se refiere a la parte inmortal del ser humano (v. coment. en 10:28). 16:28 venir en su reino. Esta frase pudiera referirse a la transfiguración de Jesús (17:1–8), a su resurrección o al día de Pentecostés. Pero por el contexto del pasaje es más probable que se cumpliera cuando Pedro, Jacobo y Juan fueron testigos de la transfiguración de Cristo. La misma voz que inauguró la primera mitad del ministerio de Jesús en su bautismo (3:17) inaugura la segunda mitad (17:5). Pedro y los otros vieron el principio de su venida porque lo vieron en un estado de glorificación (17:2). La venida de Cristo a la tierra con sus ángeles (vers. 27) todavía es un evento futuro. 17:1 un monte alto. El lugar tradicional de la transfiguración es el monte Tabor, situado a unos 17 km al sudoeste del mar de Galilea; pero el sitio más probable es el monte Merón, la montaña más alta en Israel con 1,300 m de altura y situada entre Cesarea de Filipo y Capernaúm, a unos 17 km al noroeste de Capernaúm. 17:2 se transfiguró. Es decir, hubo un cambio en la forma de su presencia. La transfiguración representó la glorificación del cuerpo del Señor tal como será cuando regrese y gobierne sobre su reino (cp. Fil 3:20, 21). En la transfiguración se manifestó la gloria de la deidad de Cristo (cp. Jn 1:14; 17:5; Fil 2:6–7; Ap 1:13–15). La seguridad de la glorificación final de Cristo fortaleció a los discípulos en vista de los inminentes sufrimientos que El les había predicho (16:21). 17:3 Moisés y Elías. Hay tres explicaciones principales de la presencia de estos personajes del A.T: 1) Los dos eran personas a quienes se les atribuían esperanzas proféticas (cp. Dt 18:18; Mal 4:5); 2) ambos habían experimentado momentos similares de gloriosa revelación y comunión con Dios (cp. Ex 31:18; 1 R 19:5–8); y 3) es posible que Moisés simbolizaba la ley y Elías los profetas, y con ello, la restauración futura de todas las cosas (cp. Mal 4:5–6). hablando con El. Lucas 9:31 dice que estaban hablando de la partida de Jesús de Jerusalén, anticipando así la muerte, resurrección y ascensión de Cristo. 17:4 haré aquí tres enramadas. Estos pequeños refugios o habitaciones temporales se hacían de ramas de árboles y hojas de palma y recordaban la Fiesta de los Tabernáculos (Lv 23:42) en que se hacía memoria de los 40 años de peregrinaje que el pueblo de Israel estuvo en el desierto. Esta respuesta inmediata e impulsiva era característica de Pedro que quizá pensó que el reino mesiánico había ya comenzado en la tierra (v. Lc 19:11; Zac 14:16–19; Hch 1:6). Pero realmente la escena de la transfiguración tenía la intención de ser una muestra de la futura venida de Cristo en gloria (Mt 25:31). Más tarde Pedro comprendió completamente el significado de la transfiguración (2 P 1:16). 17:5 nube luminosa. Esto habla de la Shekinah (“que mora, o, permanece”), la manifestación de la gloria de Dios (Ex 13:21–22; 16:10; 19:16; 40:34–38). mi Hijo amado. Aquí el Padre celestial declara lo que Pedro había confesado por medio de la revelación de Dios (16:16–17). A la vez, Dios corrige el error de Pedro, en pensar que Moisés y Elías eran iguales a Jesús; el Padre da testimonio de la singularidad de Jesús (Jn 5:18, 23). Lucas (9:35) escribe que el Padre dijo: Este es mi Hijo, mi Escogido. en quien me he complacido. Estas palabras fueron dichas también en el bautismo de Jesús (3:17). a El oíd. Los discípulos debían obedecer a Jesús que tiene mayor autoridad que Moisés y Elías (cp. Hch 3:22). 17:6 gran temor. Esto es, temor reverencial a causa de la presencia de Dios (cp. Ex 33:20). 17:8 no vieron a nadie, sino a Jesús. Este cambio repentino en la escena enfoca la persona única de Jesús y su superioridad aun sobre grandes hombres del A.T. como Elías y Moisés (vers. 3) que desaparecieron después de una breve aparición. 17:9 el Hijo del Hombre haya resucitado. Después de la resurrección de Cristo (Jn 20:17; Hch 1:9–11), los discípulos comprenderían el propósito de su primera venida y públicamente proclamarían su muerte y resurrección (2 P 1:16–18). 17:10 Elías…primero. Puesto que se esperaba que Elías precediera a la venida del Mesías (Mal 4:5, 6), los discípulos se preguntaban porqué él no había aparecido antes de Jesús. 17:12 Elías ya vino. Es decir, que Juan el Bautista vino en el espíritu de Elías (Lc 1:17). La venida de Juan fue cumplimiento de Mal 4:5–6. 17:16 no pudieron curarlo. El hombre se refiere a los nueve discípulos que Jesús no llevó con El al monte para presenciar su transfiguración. La incapacidad de los discípulos para curar al muchacho revela su falta de fe y le da a Jesús la oportunidad de mostrar cuál es la verdadera fe. 17:17 ¡Oh generación incrédula y perversa! Esta exclamación de Jesús generalmente se dirige a las multitudes incrédulas o a los líderes que no querían reconocer su autoridad (v. coment. en 12:39). Aquí, sin embargo, es una crítica a los discípulos y a todos los que muestran una incredulidad semejante. 17:20 a este monte: “Pásate”. Hay varias referencias proféticas en el A.T. acerca de mover montañas al principio del reino futuro (cp. Is 40:4; Zac 14:4), así que la posibilidad de tal milagro no hubiera sido extraño para los discípulos. Como esto puede hacerse sólo si Dios lo desea, la fe de la que habla Jesús es la que cree en el poder infinito de Dios y que es consistente con su voluntad. 17:21 sino con oración. A los discípulos se les había dado autoridad para sanar y expulsar demonios, pero en este caso olvidaron usar el poder de la oración (21:22; Mr 3:14, 15; 6:7, 13). 17:22 entregado en manos de los hombres. O sea, de los líderes judíos y romanos. 17:24 el impuesto de dos dracmas. Todo ciudadano de Israel mayor de 20 años tenía que pagar anualmente un impuesto de medio siclo (dos dracmas en el N.T.) para el sostenimiento del servicio del tabernáculo (Ex 30:11–16; 38:26). 17:26 los hijos están exentos. Jesús, como Hijo de Dios (vers. 5) y uno que es mayor que el templo (12:5–6), estaba exento del impuesto. 17:27 toma el primer pez…estáter. Jesús revela su deidad y soberanía al proveer un pez con un estáter equivalente a cuatro dracmas, suficiente para pagar el impuesto de El y el de Pedro. 18:1 el reino de los cielos. Véase coment. en 3:2. 18:3 convertís. O sea, un cambio de dirección en la vida de una persona. 18:6 haga tropezar. Es decir, hacer dudar o pecar. estos pequeñitos. Jesús se refiere a los niños que creen en El, y por extensión a nuevos creyentes (vers. 10, 14; v. coment. en 10:42) piedra de molino. Una piedra grande, redonda y pesada que se hacía girar en círculos por algún animal para moler grano. 18:7 inevitable…pero ¡ay de aquel. Dios controla y reina sobre todo en el universo, pero El no es responsable por la maldad (cp. Stg 1:13), ni permite que el pecado quede sin ser castigado. 18:8 córtatelo. Véase coment. en 5:29. 18:10 sus ángeles. Una de las maneras en que los ángeles ministran a los creyentes (He 1:14) es proveerles protección (Sal 35:4, 5; 91:11–13). 18:12 noventa y nueve. Sin duda el pastor las dejó al cuidado de alguien o en lugar seguro para buscar la que se había perdido. 18:15–35 En estos vers. Jesús revela que los miembros de su comunidad deben buscar la reconciliación (vers. 15–20) y perdonarse de corazón unos a otros (vers. 21–35). 18:15 ve y repréndelo. El reprender con amor a los pecadores entre el pueblo de Dios está enfatizado a través de las Escrituras (cp. Lv 19:17; Lc 17:3; Gá 6:1). 18:16 lleva…a uno o a dos. El testimonio de varias personas evitaría que se diera un informe erróneo a la congregación (cp. Dt 19:15). La necesidad de verificación puede verse también en otros casos (cp. Jn 8:17; 2 Co 13:1; 1 Ti 5; 19; He 10:28). 18:17 la iglesia. Es decir, la congregación local de los creyentes en Jesucristo. como el gentil y el recaudador de impuestos. Es decir, como pagano y transgresor de la ley. La disciplina de la iglesia mediante la exclusión (excomunión) se basa en la idea de que el pecado corrompe e interrumpe la comunión con Dios y los creyentes. El propósito de la disciplina es la restauración del pecador al compañerismo cristiano (cp. vers. 10–14; Gá 6:1; Stg 5:19–20). 18:18–20 Estas declaraciones proveen la base teológica para el proceso de la disciplina (vers. 15–17), pero no son principios generales para la oración (cp. 16:19; Jn 20:23). 18:18 atéis…desatéis. Después de su resurrección, Jesús repite el tema de la autoridad que El da a los discípulos (Jn 20:23). Véase coment. en 16:19. 18:21–35 Jesús enseña que no debe haber límite en perdonar (vers. 21, 22). El amor de Dios para el pecador es infinito y gratuito (vers. 10–14), y esta es la clase de amor que El espera de los que han sido perdonados (vers. 35; cp 6:12). 18:21 siete veces. Probablemente Pedro estaba pensando en las ofrendas por el pecado o de la purificación donde el sacerdote tenía que rociar la sangre siete veces (Lv 14:7; 16:14, 19) o el aceite siete veces (Lv 14:16). 18:22 setenta veces siete. Este número es una hipérbole de la ilimitada disposición para perdonar de corazón (vers. 35; Gn 4:24). 18:23–35 Nótese el contraste entre los diez mil talentos (un talento equivalía a 21.6 kg. de plata) y los cien denarios (un denario equivalía a 4 gramos de plata o sea el salario de un día), siendo ésta última cantidad muy insignificante en comparación con la primera (doce mil denarios serían un talento). Por tanto, la deuda del primer siervo sería como un millón de veces mayor. 18:35 si no perdonáis. Los que no perdonan demuestran que no son merecedores de recibir el perdón de la enorme deuda que tienen con Dios. Jesús contestó la pregunta de Pedro del vers. 21, mostrando que el perdón tiene que ser una característica del cristiano (cp Ef 4:32; Col 3:13; v. coment. en 6:12). 19:1 la región de Judea, al otro lado del Jordán. Marcos (10:1) indica que éstas son dos regiones distintas (Judea y Perea) en las cuales Jesús ministraba. 19:3 ¿Es lícito…? Los fariseos quisieron forzar a Jesús a que tomara partido entre la estricta escuela rabínica de Shammai, que decía que era ilícito divorciarse de su mujer excepto por infidelidad, y la escuela de Hillel, que permitía el divorcio por distintas razones, aun por la más mínima excusa. 19:4 ¿No habéis leído…? Jesús responde a los fariseos citando las Escrituras (Gn 1:27 y 2:24), demostrando así que la opinión de ellos no estaba basada en el respeto y la lectura cuidadosa de la Palabra de Dios (v. coment. en el vers. 8). 19:5 una sola carne. Es decir, la unión inseparable entre esposo y esposa (Gn 1:27). 19:8 Moisés os permitió divorciaros. Las palabras de Jesús, “Moisés os permitió”, contrastan con las de los fariseos, “mandó Moisés.” El hombre que se divorcia de su mujer está violando el deseo original de Dios en cuanto al matrimonio, pero Jesús dice que por la dureza de vuestro corazón se ha permitido y se ha hecho provisión para el divorcio. desde el principio. El divorcio jamás ha sido la intención de Dios para el matrimonio. El divorcio es una expresión del pecado de la humanidad en las relaciones conyugales. 19:9 salvo por infidelidad. Es decir, inmoralidad sexual. Esta expresión sólo aparece en Mateo puesto que los otros libros no fueron escritos para audiencias judías (Mr 10:11–12; Lc 16:18; Ro 7:1–3; 1 Co 7:39). 19:11 este precepto. Es decir, el comentario de los discípulos sobre el celibato (vers. 10). Mientras Jesús espera que todos obedezcan su declaración sobre el divorcio (vers. 9), no sugiere que todos sean eunucos (vers. 12). 19:12 eunucos. Aquí se refiere a uno que ha nacido impotente, o que ha sido castrado, o que ha decidido permanecer célibe. El que pueda. Jesús no le resta importancia al matrimonio, pero enseña que algunos deciden permanecer célibes para servir al Señor (cp. 1 Co 7:25–35). 19:13 pusiera las manos. A menudo Jesús ponía las manos sobre otros para sanarlos (cp. 9:18; Mr 5:23; 6:5; 7:32; 8:23, 25; Lc 4:40; 13:13), pero aquí lo hace para impartir una bendición (cp. Gn 48:14–20). los reprendieron. El motivo de los discípulos fue sin duda el de proteger a Jesús de interrupciones innecesarias. 19:16 Maestro. Véase coment. en 12:38. ¿qué bien haré…? El joven conocía la importancia de guardar los mandamientos del A.T. (Lv 18:5), y probablemente quería que Jesús confirmara que lo que él ya estaba haciendo era suficiente para obtener la vida eterna. 19:17 Sólo Uno es bueno. Siendo judío, el joven debía saber que sólo Dios es bueno. Aquí Jesús no niega su deidad, sino muestra al joven que sólo Dios, y no las obras buenas, es la única fuente de vida eterna. guarda los mandamientos. Jesús desea que el joven reconozca que es pecador. Nadie, excepto Jesús, podía ser capaz de guardar los mandamientos de la ley; así que la ley le serviría al joven para revelar su pecado (Ro 3:20; Gá 2:16). 19:18–19 Aquí Jesús cita cinco de los mandamientos (Ex 20:12–16; cp. Dt 5:16–20), y el mandamiento del amor en Lv 19:18 (cp. Mt 7:12; 22:39; Ro 13:9). Estos mandamientos enfatizan que una relación correcta con Dios demanda una relación apropiada con otros (cp. 1 Jn 4:20, 21). 19:20 he guardado. En Lucas 18:21, el joven añade que ha guardado los mandamientos desde su juventud, dando la idea de que él los conocía y los obedecía desde una edad muy temprana. El joven estaba persuadido de que había cumplido los mandamientos (cp. Fil 3:3–6), por lo menos como los interpretaban los fariseos; y tenía la esperanza de que Jesús lo declararía digno de la vida eterna. 19:21 ser perfecto. Es decir, que no le falte nada. Esto lo dice Jesús en respuesta a las palabras del joven en el vers. 20. vende…da. Jesús revela ahora el problema del hombre: por su avaricia no guardaba el mandamiento de amar a su prójimo como a sí mismo. Esta demanda de Jesús no es un requisito absoluto para el discipulado (Zaqueo dio sólo la mitad de sus posesiones; Lc 19:8–9). Cristo, sin embargo, puede hacer demandas radicales en cuanto a renunciar las posesiones terrenales (cp. Lc 6:20–26; 9:57–62; 12:22–34; 16:13) o cualquier cosa que impida el creer y seguir a Cristo. 19:22 se fue triste. El joven prefirió el dinero y las posesiones materiales que seguir a Jesús (cp. 6:24). 19:23 difícil que un rico entre. El incidente con el joven rico ilustra esta expresión de Cristo. Es difícil, aunque no imposible, que un rico confíe en Cristo y no en sus riquezas (v. 13:22; cp. 1 Ti 6:9–10, 17, 18). Las riquezas dan un sentido de seguridad en esta vida e impiden que el que las posee vea la necesidad de creer en Cristo y así obtener la vida eterna (cp Lc 12:13–21). 19:24 camello…el ojo de una aguja. Algunos han sugerido que esto se refiere a una pequeña entrada en la muralla de la ciudad por donde apenas podía pasar una persona y por la cual a un camello le sería muy difícil pasar. Para otros, parece ser una referencia al ojo de una aguja de coser por donde sería imposible que pudiera pasar un camello (v. coment. en vers. 25, 26; cp. Lc 6:24). 19:25 ¿quién podrá salvarse? Como los judíos consideraban la riqueza como una señal del favor de Dios, los discípulos pensaban que la salvación era imposible si los ricos no la podían alcanzar. 19:26 para Dios todo es posible. Esta frase destaca la prioridad de la gracia regeneradora de Dios para vencer la barrera de la riqueza (vers. 21; cp. Gn 18:10, 14; 21:1–7; Job 42:2; Zac 8:6; Mr 14:36). En efecto, cada persona que cree en Cristo lo hace por el poder de Dios (cp. Jn 6:44) y Dios obra en la vida de los ricos como en la de los demás. 19:28 la regeneración. Es decir, cuando Jesús regrese en su segunda venida para establecer su reino (cp. Hch 3:21; Ro 8:18–23; 2 P 3:13). 19:30 primeros…últimos…últimos, primeros. Este principio está ilustrado en 20:1–16. 20:1 es semejante. Sobre el uso de las parábolas por Jesús, v. coment. en 13:3 y 13. 20:8 al atardecer. La ley del A.T. estipulaba que se debía pagar el jornal al terminar cada día de trabajo (v. Lv 19:13; Dt 24:14–15). 20:15 lo que quiero. Esto se refiere a la soberanía de Dios. 20:17–19 Aquí está reflejada la omnisciencia de Jesús: El sabía dónde sería muerto; que el Sanedrín lo entregaría; que los romanos se burlarían de El, le azotarían, le crucificarían y que resucitaría al tercer día. Esta tercera predicción de la pasión (v. coment. en 16:21), más que las otras, destaca la muerte de Cristo: por ej., “crucificarle” (vers. 19) se menciona aquí por primera vez. 20:20–28 En Mateo, a cada una de las predicciones de la pasión sigue una sección sobre las características del discipulado (cp. 16:24–28; 17:24–18:5; 20:20–28). Como Jesús vino a servir y aun dar su vida, así debieran estar dispuestos a hacerlo también sus seguidores. 20:20 la madre de los hijos de Zebedeo. Ella con regularidad seguía a Jesús (cp. 27:56). En el evangelio de Marcos, los que hacen la pregunta son Jacobo y Juan (v. Mr 10:35 y coment.) mientras que aquí es la madre que la hace. Tal vez la madre era Salomé, tía de Jesús (cp. 27:56; Mr 15:40; Jn 19:25). 20:22 beber la copa. Esto es una metáfora para sufrimiento. En el A.T. la copa denotaba la ira de Dios y sufrimiento (Sal 75:8; Is 51:17, 22; Jer 25:15–16). En el N.T., se refiere al sufrimiento de Jesús en la cruz (26:39; Mr 14:36; Lc 22:42; Jn 18:11) y a la ira de Dios (Ap 16:2–17). Podemos. Tal vez Jacobo y Juan, sin saberlo, predicen sus propios sufrimientos por el nombre de Cristo (Hch 12:2; Ap 1:9). 20:27 siervo. En el mundo romano el siervo (o esclavo) ocupaba la posición más humilde; no tenía voluntad propia (cp. 8:9). Su vida estaba centrada en servir a los demás. Al ir a la cruz, Jesús tomó la posición de mayor humildad; los creyentes siguen al Maestro al asumir la humilde posición de servir a otros (vers. 28). También, esta metáfora describe la relación entre el discípulo y su maestro (10:24–25; ). 20:28 rescate. Este término da énfasis al sacrificio voluntario de Jesús para redimir a la humanidad de la esclavitud del pecado (v. coment. en Ro 3:24). 20:29 Al salir…de Jericó. Esta antigua ciudad (v. Jos 2:1) estaba a unos 8 km al oeste del río Jordán y a unos 32 km al nordeste de Jerusalén. Tanto Mateo como Marcos dicen que este milagro (vers. 34) ocurrió al salir de Jericó, mientras que Lucas (Lc 18:35) dice que ocurrió al acercarse a Jericó. Puesto que existían la antigua y la nueva ciudad, Mateo y Marcos describen cuando Jesús iba saliendo de la antigua ciudad, y Lucas cuando El se acercaba a la nueva. 20:30 Hijo de David. Este es un título mesiánico. Véase coment. en 9:27. 21:1-28:20 Esta sección final de Mateo explica cómo el Mesías llevó a cabo la salvación mediante su crucifixión y resurrección. 21:1 Betfagé. Significa “la casa de higos verdes”. Probablemente estaba situada entre Betania y Jerusalén, en la ladera sudeste del monte de los Olivos, a unos 3 km de Jerusalén. monte de los Olivos. Es la colina al este de Jerusalén y del templo, que forma el lado oriental del valle del torrente Cedrón. La altitud es de unos 900 metros. Era un lugar importante porque se había profetizado que el Mesías descendería allí en su venida (Zac 14:4). 21:4 se cumpliera…cuando dijo. El cumplimiento de la profecía del A.T. es un tema que se enfatiza en Mateo y da énfasis a la obra de salvación del Mesías (cp. 8:17; 11:28–30). 21:5 La profecía mesiánica de Zac 9:9 se cumplió con la entrada triunfal de Jesús. 21:5 hija de Sion. Es decir, Jerusalén. 21:9 Hosanna. Transliteración de una expresión hebrea que significa: ruego, ayuda o salvación (v. Sal 118:25). Aunque originalmente era un grito de socorro (cp. 2 S 14:4; 2 R 6:26), esta expresión llegó a ser una exclamación de alabanza, algo similar a “¡Viva el rey!”. Era la expresión apropiada para reconocer a Jesús como el anunciado, como el que viene en el nombre del Señor. 21:11 el profeta. Algunos judíos asociaban al Mesías con el profeta de Dt 18:14–22. de Nazaret de Galilea. (V. coment. en 2:23). 21:12 el templo. Se refiere a un área muy extensa que incluía el santuario y distintos atrios. El incidente de expulsar a los mercaderes ocurre en el atrio de los gentiles. cambistas. Estos hombres hacían grandes ganancias en el cambio del dinero extranjero al dinero aceptado en el templo. La crítica de Jesús no es del cambio en sí, sino de la excesiva cantidad que cobraban y la comercialización abusiva que profanaba la santidad del templo. 21:13 cueva de ladrones. Esto es lo contrario a casa de oración. Los precios excesivos en el intercambio de la moneda y los abusos en la venta de animales motivó que el Señor los llamara ladrones (Jer 7:11). 21:14 los ciegos y los cojos. Se permitía que entrara la gente lisiada en el atrio de los gentiles. 21:15 principales sacerdotes y los escribas. Véase coment. en vers. 23 y 2:4. 21:16 de la boca de los pequeños. Jesús acepta la alabanza mesiánica de los niños como el cumplimiento en sí mismo del Salmo 8:2, mostrándose como Mesías y como Dios. 21:17 Betania. Aldea a unos 3 km de Jerusalén en la ladera oriental del monte de los Olivos. se hospedó allí. La casa en que Jesús se hospedó era probablemente la de María, Marta y Lázaro (Jn 12:1–3). 21:18 Por la mañana. O sea, el lunes de la semana en que Jesús fue crucificado. tuvo hambre. Véase coment. en 4:2. 21:19 al instante se secó la higuera. La higuera en el A.T. simboliza a Israel (Os 9:10; Jl 1:7). Los higos aparecían antes o junto con las hojas verdes. Por tanto, las hojas sugerían que había fruto en el árbol. La maldición de Jesús a la higuera (Israel), representa el juicio de Dios sobre la nación por rechazarle como el Mesías (cp. Is 5:1–6). Jesús usa este incidente como una ilustración del poder de la fe y la oración (vers. 21, 22). 21:23 los principales sacerdotes y ancianos del pueblo. Es decir, el Sanedrín, cuerpo oficial de gobierno de los judíos. ¿Con qué autoridad? La segunda pregunta: ¿quién te dio esta autoridad?, enfatiza la fuente del poder. Los líderes religiosos ponían en duda el derecho de Jesús para hacer esto; es decir, limpiar el templo (vers. 15–18) y enseñar al pueblo el evangelio del Reino en el área del templo (Mr 11:18; cp. Lc 19:47; 21:37). 21:25 era el bautismo de Juan?…¿del cielo o de los hombres? Si los líderes religiosos afirmaban la primera alternativa mostrarían cuán inconsistentes habían sido al rechazar a Juan. Si afirmaban lo segundo, estarían en una situación difícil con el pueblo que consideraba que Juan verdaderamente había sido un profeta (vers. 26). 21:31 recaudadores de impuestos…rameras. Como los líderes religiosos de Israel no querían aceptar a Jesús como el Mesías, entrarían en el reino de Dios los que eran considerados como los peores pecadores, pero que aceptaron a Jesús como el Mesías prometido (cp. vers. 32). reino. Véase coment. en 3:2. 21:32 en camino de justicia. Es decir, predicando la manera de ser justos ante Dios (cp. 5:20; cp. Job 9:2; Ro 3:24). 21:33-46 En esta parábola el hacendado representa a Dios; los labradores representan a los líderes del pueblo judío; los siervos representan a los profetas del A.T.; el hijo representa a Jesucristo; y los otros labradores representan a los gentiles. 21:38 apoderémonos de su herencia. Basándose en las leyes judías de la época, los labradores asumieron que al matar al heredero de la propiedad, la viña quedaría sin dueño y ellos tendrían derecho a reclamarla. De igual manera, los líderes religiosos rechazaron a Juan y a Jesús; y esperaban que podrían ejercer completa autoridad religiosa sobre el pueblo de Israel. 21:42 piedra angular. Esta piedra es la piedra fundamental al comienzo de la construcción de un edificio. Aunque Cristo fue rechazado por Israel, fue reconocido como la piedra angular de la iglesia (Hch 4:11; Ef 2:20; 1 P 2:7). 21:43 el reino de Dios…frutos. El privilegio de conocer al Mesías será quitado de esta generación de judíos que le rechazaron y será dado a judíos y gentiles, quienes habiendo creído en El, producen frutos de justicia. 21:45 hablaba de ellos. La parábola de los viñadores fue una declaración de juicio sobre los líderes religiosos que habían extraviado al pueblo (v. coment. en el vers. 43). 22:2 reino de los cielos. Véase coment. en 3:2. rey. Este representa a Dios. banquete de bodas. Este banquete representa el reino milenario prometido a los judíos (cp. 9:15: 25:1). hijo. Este representa a Cristo. 22:3 siervos. Son los profetas del A.T. los…invitados. Son los líderes religiosos. 22:7 enviando…destruyó…incendió su ciudad. Probable alusión a la destrucción de Jerusalén en el 70 d.C., por los romanos. 22:8 no eran dignos. Se hicieron indignos por no responder a la palabra de Dios. 22:9 los caminos…a cuantos encontréis. Estos representan a los gentiles. Ahora, como en Romanos 9–11, la misión gentil es llevada a cabo a causa del rechazo del Mesías por los judíos. Los gentiles sí aceptaron la invitación (cp. vers. 3 y 4). 22:10 malos…buenos. Según son considerados por la sociedad. 22:11 no…con traje de boda. Parece ser que cuando un rey invitaba a un banquete, proveía de vestidura a los invitados. Este convidado no aceptó la vestidura que se le ofrecía, y representa a aquellos que tratan de ganar su salvación en lugar de aceptarla como un don de Dios. 22:13 sirvientes. Representan a los ángeles que separarán a los incrédulos de los creyentes (cp. 13:41–42; 24:31). tinieblas de afuera. Lugar fuera de los límites del área iluminada para el banquete de bodas, que representa la condición del incrédulo separado de la luz de Dios y condenado a las tinieblas eternas. 22:14 llamados…escogidos. La generosa invitación de Dios se ofrece a todos (llamados), pero es la responsabilidad de cada persona responder a la invitación del evangelio de Cristo, y pertenecer así a los escogidos. 22:15 cómo atraparle. Los líderes judíos deseaban forzar a Jesús a que se declarara a favor de los zelotes y hacerle así vulnerable a las acusaciones romanas, o a favor de los romanos y hacerle así sospechoso ante los judíos. 22:16 herodianos. Estos eran miembros de un partido político judío que se había formado bajo Herodes el Grande y por tanto respaldaban la política de su hijo Herodes Antipas. Sus miembros trataban de obtener favores del gobierno romano. Su participación en este incidente era para probar la lealtad de Jesús a Roma. 22:17 ¿Es lícito…o no? El propósito de la pregunta era atrapar a Jesús. Si El respondía afirmativamente se opondría a la mayor parte de los judíos que estaban en contra del pago de impuestos al gobierno romano. Si respondía negativamente, se convertiría públicamente en un rebelde contra el gobierno de Roma. Solamente los herodianos y los fariseos favorecían el pagar impuestos; el resto de la población lo repudiaba. Tal declaración podía ocasionar su muerte, que era lo que los líderes religiosos deseaban. impuesto. Este era personal y debía ser pagado por todos directamente a Roma. Sólo se podía pagar con la moneda que tenía grabada la imagen del emperador, el denario (vers. 19). 22:21 dad al César…y a Dios. Jesús enseña que el gobierno tiene demandas legítimas sobre sus ciudadanos (cp. Ro 13:1–7; 1 P 2:13–17). La lealtad a Dios no implica deslealtad a la nación, pero Dios siempre tendrá la prioridad (v. Hch 4:19). 22:23 saduceos. Véase coment. en 3:7. 22:24 se casará. Los saduceos citan la ley del levirato (Dt 25:5–6) que proveía protección para las viudas y aseguraba la continuación del linaje del marido fallecido. 22:28 en la resurrección. Introducir el tema de resurrección fue una estrategia astuta, porque los saduceos pensaban que Jesús iba a admitir que la mujer tendría siete esposos que eran hermanos (una relación prohibida por la ley), y al mismo tiempo pudieran burlarse de la doctrina de la resurrección, ya que ellos no creían en la resurrección. 22:29 Estáis equivocados. Jesús les demuestra que ellos están equivocados al negar la resurrección por dos razones: 1) Las Escrituras enseñan que sí hay resurrección (vers. 31, 32), y 2) el poder de Dios es capaz de resucitar el cuerpo. Este era uno de los motivos de contienda entre los fariseos y saduceos, porque los fariseos creían en la resurrección. 22:35 intérprete de la ley. Uno que era versado en la ley mosaica, usualmente un escriba de los fariseos (cp. Mr 12:28). 22:36 el gran mandamiento. Es decir, el mandamiento más importante. Los eruditos judíos debatían acerca de cuál era el mandamiento fundamental, y algunos consideraban a Dt 6:5 junto con Lv 19:19 como el gran mandamiento. Sin embargo, muchos judíos consideraban todos los mandamientos de igual valor, así que una respuesta errónea de Jesús pudiera hacer que lo acusaran de desacreditar la ley. 22:37–39 Amarás al Señor…amarás a tu prójimo. Jesús afirma que estos dos mandamientos son el fundamento de todos los demás (vers. 40). La primera de estas dos expresiones estaba contenida en el “Shema” (Dt 6:4–9) que los devotos judíos recitaban dos veces al día. 22:40 toda la ley y los profetas. Es decir, todo el A.T. (cp. 5:17). 22:41 fariseos. Véase coment. en 3:7. 22:42 ¿Cuál es vuestra opinión…De David. El Mesías sería descendiente de David (cp. 2 S 7:8–16). Esta es la única respuesta que los fariseos podían dar si se basaban en el A.T. y sus propias enseñanzas y tradiciones orales. 22:44 El Señor…mi Señor. En el Salmo 110:1, el primer Señor es el Padre (el Señor, heb. Yahveh) que se dirige al Hijo (mi Señor, heb. Adoni), que es el Mesías, el Cristo. Con esto Jesús revela que el Mesías sería más que simplemente un descendiente del rey David, ya que David le llama mi Señor (vers. 45). siéntate a mi diestra. La mano derecha es la posición de autoridad en relación con un rey, y es el lugar que el Señor Jesús ocupó después de su ascensión (cp. 26:64; Mr 16:19; Hch 2:33–34; 1 P 3:22). 22:46 ninguno…más preguntas. Habiendo silenciado anteriormente Jesús a otros: sacerdotes y ancianos (21:23–27); discípulos de los fariseos y herodianos (22:15–22); saduceos (22:32–33), y aquí a los fariseos; ahora ya nadie trata de discutir con El o ponerle a prueba (vers. 15, 35). 23:2 en la cátedra de Moisés. Las sinagogas tenían un banco de piedra (gr. kazédra) donde se sentaban los maestros autorizados a comentar las tradiciones mosaicas (v. coment. en 15:2). 23:3 haced y observad. Jesús no está sancionando todas las enseñanzas de los fariseos (cp. 11:28–30; 15:1–20; 16:5–12; 23:13–39). Sus palabras son una referencia a las enseñanzas que concuerdan con la ley de Moisés. 23:4 cargas pesadas. Es decir, prohibiciones y mandatos legales que provenían de las tradiciones orales y no del A.T. Estas tradiciones se consideraban un “cerco de protección” que rodeaba la ley del A.T. (Torah) y evitaba que los mandamientos del A.T. se violaran. 23:5 filacterias. Era un pequeño estuche de cuero que contenía cuatro pasajes del A.T. (Ex 13:1–10, 11–16; Dt 6:4–9; 11:13–21) que los judíos acostumbraban llevar en la frente o en el brazo. los flecos. Se llevaban en los bordes del manto en obediencia a Nm 15:37–41 (v. coment. en 9:20). 23:8 uno es vuestro Maestro. Es decir, Jesús. 23:9 no llaméis…padre. Otro título de reverencia y aprecio dado a los rabinos. 23:10 preceptores. Es decir, los que imparten a otros el conocimiento de Dios, y un título superior al de “Rabí”. Jesús es el Maestro por excelencia de la voluntad de Dios, no los escribas ni los fariseos (cp. 5:17). 23:13 ¡ay. Esta interjección introduce un inminente juicio de Dios (cp. Nm 21:29; Is 5:8, 11, 18; Jer 4:13; Hab 2:6; Ap 8:13). Es una fuerte expresión de dolor y pesar, usualmente por el castigo que los pecadores traen sobre sí. hipócritas. Aquí la hipocresía incluye: 1) inconsistencia entre lo que se enseña y lo que se practica (vers. 3–4, 27–28); 2) deseo de prestigio y poder (vers. 5–7, 8–12); 3) abuso de autoridad por medio de enseñanza falsa (vers. 13, 15, 16–28); 4) una preocupación por los mínimos detalles insignificantes (vers. 23–28). cerráis el reino. Por medio de su enseñanza falsa y corrupción, los escribas y fariseos evitaban que otros escucharan y creyeran la verdad acerca de Jesús (cp. 9:32–34; 11:12, 16–19; 12:22–37; 15:1–14; 21:15). 23:14 devoráis las casas de las viudas. Hay tres posibilidades de cómo las viudas eran despojadas de sus bienes: 1) La ley prohibía que no se debiera tomar en prenda la ropa de una viuda (Dt 24:17). Es posible que los escribas y fariseos enseñaban que se podían apoderar de todos los bienes de una viuda en caso de deudas, excepto su ropa, y todavía ser fieles al A.T.; 2) como los escribas no recibían un salario regular, y dependían de la generosidad del pueblo para su sostenimiento, que daba lugar al abuso y explotación de las viudas y huérfanos; y 3) algunos escribas se beneficiaban personalmente administrando mal sus propiedades o cobrándoles excesivamente por sus servicios legales. 23:15 prosélito. Un gentil convertido al judaísmo. dos veces más. Mediante una enseñanza rigurosa, estos convertidos al judaísmo a veces quedaban más indoctrinados en el sistema farisaico que los mismos fariseos. hijo del infierno. Alguien que irá al infierno (v. coment. en 5:22) porque está tratando de obtener la vida eterna por su propia justicia (cp. Ro 3:24). 23:16 guías ciegos. Los líderes no pueden ver que en realidad han promovido desobediencia a las leyes de Dios. A los que eran guiados por los fariseos, se les impedía encontrar la verdad. jure por el templo…el oro. De acuerdo a los rabinos, jurar por el templo no comprometía a nadie, pero jurar por el oro del templo o las cosas de valor dentro del templo, sí lo comprometían. 23:23 el diezmo. O sea, la décima parte del total de los ingresos. La ley mosaica incluía también el ganado, el grano y los frutos (Lv 27:30–33; Dt 12:17). 23:27 sepulcros blanqueados. Los sepulcros estaban pintados con una mezcla de marfil y cal viva para darles un aspecto más agradable, y evitar que los peregrinos judíos se contaminaran al tocarlos accidentalmente. Pero a pesar de su atractivo exterior, en el interior estaban llenos de mortandad e impurezas. 23:32 Llenad…la medida. Esta es una declaración irónica: “sigan así, continúen oponiéndose a los mensajeros de Dios, como también lo hicieron vuestros padres.” 23:34 profetas…perseguiréis. Tal y como los siervos de Dios fueron rechazados y matados en el pasado, así seguirá sucediendo. 23:35 Abel hasta…Zacarías. Jesús menciona a Abel del primer libro (Génesis) y a Zacarías del último (2 Crónicas, en el Canon hebreo) para simbolizar la muerte de todos los mártires del A.T. Abel fue la primera víctima de homicidio (Gn 4:8), y a Zacarías lo lapidaron en el atrio del templo (2 Cr 24:20–22). 23:36 esta generación. Jesús predice eventos que sucederían entre los años 30 y 70 d.C., cuando ocurre la destrucción de Jerusalén. 23:37 Jerusalén, Jerusalén. La repetición del nombre enfatiza la ciudad del destino del Señor (vers. 33) y el lugar donde su oferta de amor y salvación sería rechazada. como la gallina junta sus pollitos. Esta metáfora se encuentra también en el A.T. (Dt 32:11; Sal 17:8; 36:7; 57:1; 91:4) e implica la protección delicada y amorosa de Dios para con sus hijos. 23:38 vuestra casa…desierta. La palabra desierta se refiere a que no estaría allí la presencia de Dios y que serían destruidos el templo y la ciudad por haber rechazado al Mesías. 23:39 no me veréis más hasta. El ministerio público de Jesús estaba llegando a su fin; la gente ya no le vería más, sino hasta que le reconozcan como el Mesías en su segunda venida (Zac 12:10). 24:1 salió Jesús del templo. Esto ocurre el martes de la semana de la pasión después de la controversia con los líderes religiosos en el templo (21:23–23:39; Mr 11:27–12:44; Lc 20:1–21:4). edificios del templo. La arquitectura del templo era motivo de orgullo entre los judíos. Los rabinos decían que “el que no ha visto el edificio de Herodes nunca ha visto un edificio hermoso en todos sus días.” Hubo tres templos en la historia del pueblo judío: el de Salomón, el de Zorobabel y el de Herodes el Grande. Este templo es el que Herodes reconstruyó, habiéndose comenzado el año 20 a.C. y se terminó en el 64 d.C. De acuerdo a Josefo, historiador judío, algunas piedras del templo eran de color blanco con engastes dorados. Las puertas del atrio interior eran de bronce corintio. Las hermosas piedras y ofrendas votivas de Lc 21:5 eran adornos y tapicería traídos de Babilonia. Todo el frente y el lado oriental del lugar santísimo estaban cubiertos de oro. Los discípulos ven este espectáculo al salir del templo, y se lo muestran a Jesús, lo que motiva su comentario en el vers. 2. 24:2 no quedará…piedra. Esto se cumplió literalmente en el 70 d.C., cuando el general romano Tito incendió y destruyó a Jerusalén, quedando el templo totalmente destruido. 24:3 Dinos. Los discípulos querían saber el tiempo de la destrucción del templo y las señales que indicarían la segunda venida de Cristo. venida. Este término (gr. parousía) se encuentra 4 veces en Mateo (vers. 3, 27, 37, 39) y 20 veces más en el resto del N. T. Generalmente se refiere a la segunda venida de Cristo que pone fin a la historia del mundo con un juicio que inaugura el milenio. consumación de este siglo. Si esta expresión se refiere a la destrucción de Jerusalén en el 70 d.C., describe la terminación del pacto de Dios con Israel (cp. 21:43). Pero la consumación o el fin puede referirse también al final de la historia del mundo antes del milenio. 24:5 Yo soy el Cristo. Cualquiera que adopta el papel de profeta de Dios para usurpar el lugar del Mesías es un falso profeta y un falso Mesías (cp. 23:8–12). 24:8 comienzo de dolores. Con esto, Jesús se refería al tiempo de intensa angustia (vers. 9, 21), inmediatamente antes de la venida del Mesías (vers. 29–31). 24:10 Muchos tropezarán. Como el Mesías es motivo de escándalo (cp. 11:6; 15:12; 16:21, 23; 26:31) será difícil ser fiel a El (cp. 10:24–25; 16:24–28). 24:12 iniquidad. La iniquidad es una característica notable de la época inmediatamente anterior a la gran tribulación. (cp. Mt 10:17–22; 2 Ts 2:1–12; 2 Ti 3:1–9). 24:13 hasta el fin. Este fin pudiera referirse al fin de la vida, a la tribulación del año 70 d.C., al fin de la época de la iglesia, o al fin de la gran tribulación. 24:14 evangelio del reino. Es decir, el evangelio de Cristo Jesús. vendrá el fin. O sea, el fin de la historia. 24:15 abominación de la desolación. Esta es una referencia a la profanación del templo a causa de prácticas paganas en el santuario (v. Dt 29:17, 18; 2 R 16:3, 4; Ez 8:9, 10, 15, 16). Hay ejemplos de tal abominación: 1) En el año 168 a.C. cuando Antíoco Epífanes erigió un altar a Zeus en el templo de Jerusalén y le ofreció sacrificios de animales inmundos, y 2) en el año 70 d.C. cuando los romanos profanaron y destruyeron el templo. Sin embargo, las profecías de Daniel 9:24–27 y 12:11, así como los pasajes de Marcos 13:19, 24; 2 Ts 2:3, 4 y Ap 6–19 y el contexto en Mateo 24:15–31 indican que el cumplimiento final de la abominación de la desolación ocurrirá durante un período de tribulación en el futuro (vers. 21, 29). El evento mismo de la abominación involucrará al anticristo (v. en 2 Ts 2:3 el hombre de pecado, el hijo de perdición) que se manifestará como objeto de adoración divina (2 Ts 2:4; Ap 13:1–18). el lugar santo. Es decir, el templo. 24:20 día de reposo. Esto tal vez se refiera a las dificultades que se confrontarán, estando cerradas las puertas de la ciudad sin poder obtener, por tanto, las provisiones necesarias. Además, la ley sabática restringía la distancia que un judío podía viajar en tal día. 24:21 gran tribulación. Es decir, sufrimiento sin precedente. Las palabras no ha acontecido desde el principio del mundo hasta ahora, ni acontecerá jamás, es una evidencia de que ésta no ha acontecido en el pasado. La gran tribulación será sin precedente alguno en cuanto a horror, destrucción y muerte (Zac 13:8; Ap 6:8; 9:15). 24:22 días…acortados. La duración de la gran tribulación será de 3 años y medio (Dan 9:27; 12:11, 12; Ap 11:2, 3). Si ésta no fuera acortada, es decir, si no concluyera al cumplirse los 3 años y medio, sino que continuara, ningún ser humano sobreviviría los horrores de ella. escogidos. O, elegidos. Es decir, los que crean en Cristo durante la tribulación, sobre todo, israelitas (24:37–25:46). 24:24 falsos Cristos y falsos profetas. Estos probablemente precederán y prepararán el camino para la bestia y el falso profeta de Apocalipsis 13. señales y prodigios. No todos los milagros son obra de Dios (cp. Ap 13:3). de ser posible, aun los escogidos. El texto griego indica que los milagros que harán los falsos cristos y profetas serán tan convincentes que aun verdaderos cristianos los seguirían, si no fuera que Dios protegiera a los suyos. 24:27 el relámpago. Jesús no está describiendo un solo relámpago. La expresión “del oriente al occidente” significaba “de una parte del mundo a otra” siguiendo la salida y la puesta del sol. Así que Cristo está explicando que su venida será visible a todo el mundo. 24:28 cadáver…buitres. Con lenguaje metafórico, el mundo corrupto se ve como un cuerpo en decaimiento, a punto de ser juzgado por el retorno de Cristo Jesús (cp. Ap 19:18). 24:30 el Hijo del Hombre…sobre las nubes. Estas palabras describen la venida de Cristo desde la presencia de Dios a la tierra (cp. Ap 1:7; Zac 14:4). 24:31 sus escogidos. Por el contexto, parece referirse al pueblo de Israel, dispersado entre las naciones de la tierra y restaurados a la tierra de Palestina (cp. Dt 30:3, 4; Is 11:11, 12; 27:13; 43:5, 6; 56:8; Jer 23:3; 31:8; Ez 11:17; 20:34, 41; 28:25; Ro 11:36), aunque todos los santos del A.T. y los que creen durante la gran tribulación (vers. 21, 29) pueden ser incluidos (cp. Dn 12:2; Ap 6:9–11; 20:4). 24:32 la higuera. El pasaje paralelo de Lc 21:29 dice la higuera y todos los árboles, indicándose con ello que la higuera no representa a Israel en este pasaje. Esto es simplemente un recordatorio de que al echar la higuera sus hojas en abril, el verano está cerca. Similarmente, cuando los eventos mencionados en Mateo 24 ocurran, esto será un recordatorio de que la venida de Cristo está cerca (vers. 33). 24:33 estas cosas. Es decir, los sucesos del capítulo 24. 24:34 esta generación. Esta frase se puede interpretar de varias maneras: 1) Algunos consideran que esta generación se refiere a la preservación del pueblo de Israel hasta que todo esto suceda al final de la historia (vers. 24, 25); 2) para otros es una referencia a una futura generación israelita que participará del período de tribulación; 3) una tercera explicación es que es una referencia a la generación contemporánea de Cristo (16:4; 17:17) y que todos los eventos del capítulo 24 ya ocurrieron durante esa época, pero eso no parece ser posible (por ejemplo: Cristo no ha regresado en poder y gran gloria (vers. 30); 4) algunos prefieren decir que esta generación se refiere a la generación contemporánea de Jesús y que prefigura a la generación que estará viva durante la tribulación futura. 24:35 El cielo y la tierra pasarán. Jesús predice la destrucción del universo presente que precederá la introducción de “el cielo nuevo y la tierra nueva” (2 P 3:7, 12, 13; Ap 21:1). 24:36 aquel día y hora. Es decir, el día del juicio (cp. 7:22; 10:15; 11:22, 24; 12:36; 24:42, 50; 25:13; 26:29). nadie sabe. Aunque habrá señales durante el período de la tribulación para darnos una idea de la cercanía de su venida (vers. 26, 29; Dn 9:24–27), el día y la hora no son revelados. Cualquier intento de señalar el día y la hora de su venida fracasará y tal esfuerzo se opone a las palabras del Señor (cp. Mt 24:36; Hch 1:7). ni el Hijo. Jesús voluntariamente abandonó el ejercicio de sus atributos divinos durante su vida y ministerio terrenal (Jn 8:26–29; Fil 2:5–8), y aunque continuó siendo Dios El obró dentro de las limitaciones corporales de su humanidad. En su deidad, Cristo es omnisciente (Mt 16:21; 20:17–19; Jn 2:24–25; 4:17–18; 13:38) y en Apocalipsis, el Cristo exaltado y glorificado le da información detallada a Juan acerca del momento de su regreso. 24:37 como en los días de Noé. Aquellos días se distinguían por la preocupación por las cosas de la vida diaria (vers. 38; cp. 6:19–34), y por la idea equivocada de que todo permanecería igual (vers. 39; cp. 2 P 3:3–8). 24:40–41 llevado…dejado. El contexto aquí es de juicio. Así como el verbo “llevó” del vers. 39 significa juicio (vino el diluvio y se los llevó a todos), el uso del verbo llevado (o, tomado) en los vers. 40, 41, también parece referirse a juicio, cuando el Hijo del Hombre regrese a juzgar a los incrédulos. Los que se quedan, es decir, los dejados, entrarán al reino. Este es un evento subsecuente al arrebatamiento de los creyentes mencionado en 1 Ts 4:13–17. 24:45–51 Esta parábola (cp. 12:42–46) y las tres que siguen (25:1–13; 14–30; y 31–46) ilustran la razón para la exhortación del vers. 42. En esta parábola se exhorta a tratar bien al prójimo. Es importante notar que Jesús está hablando con los discípulos más cercanos a El (24:3; 26:1), probablemente a los doce. En cada una de las parábolas que siguen, los individuos que son regañados y castigados representan a las personas que resultan ser incrédulas (v. especialmente 25:41). Estas parábolas sirven de ilustración para los discípulos de cómo debieran vivir en preparación para la segunda venida de Cristo. También servirían para enseñarles que no todos los que profesan conocer a Cristo son verdaderos creyentes en El. 24:51 el llanto y el crujir de dientes. Cristo usa esta expresión para describir el destino de los incrédulos (cp. 8:12; 13:42, 50; 25:30). 25:1 lámparas. Estas se usaban frecuentemente en procesiones nupciales. recibir al novio. En la costumbre judía, el novio salía de la casa de sus padres para encontrarse con la novia en la casa de los padres de ella, donde recibían la bendición nupcial. Luego, en una procesión nocturna y acompañados de los que les daban sus parabienes, entre ellos las vírgenes mencionadas aquí, el novio llevaba a la novia a su propia casa donde la fiesta duraba varios días. En esta parábola, Cristo es el novio (Is 54:4–6; 62:4–5; Ez 16:7–34; Os 2:19; Mr 2:19–20). 25:5 tardarse el novio. La tardanza posiblemente resultara al negociar las condiciones matrimoniales. La demora de la segunda venida es prominente en este discurso de Jesús (cp. 24:6, 8, 14, 23–28, 36, 42–51). 25:6 a medianoche. La llegada nocturna del novio alude a que se desconoce cuándo será la segunda venida de Cristo (cp. 24:42–51). 25:9 No. La negación de ayudar a las vírgenes insensatas da énfasis a la responsabilidad personal de cada uno delante de Dios. 25:10 banquete de bodas. La fiesta simboliza el reino milenario después del retorno de Cristo a la tierra (cp. Ap 19:9). se cerró la puerta. Las vírgenes que entran representan a los creyentes en Cristo, las que no entran no son reconocidas por el novio porque no tienen fe en El. 25:14–30 Una parábola parecida a ésta se encuentra en Lucas 19:12–27 (cp. Mr 13:34). Sin duda, Jesús enseñó las parábolas en dos ocasiones diferentes. La enseñanza principal es que el Señor espera que sus siervos sean fieles mientras El regresa en su segunda venida. 25:14 un hombre…viaje. El hombre es una referencia a Cristo durante el tiempo entre su ascensión (Hch 1:9) y su segunda venida (24:27; Hch 1:11; Ap 19:11–16). 25:15 talentos. Véase coment. en 18:23. El talento no era una moneda, sino una medida de peso, de modo que un talento de oro era de más valor que uno de plata. Por la influencia de esta parábola llegó a significar “habilidades personales”. conforme a su capacidad. Es decir, la capacidad de administrar lo que se le ha encomendado. 25:19 el señor. O sea, Cristo. arregló cuentas. O sea, el juicio en la segunda venida de Cristo. 25:21 siervo bueno y fiel. El siervo se mostró ser digno de la confianza de su señor. No es necesario darle un significado muy específico a los talentos, el punto es que nadie posee nada, pues Dios se lo ha prestado, y lo que gana también le pertenece a Dios. Esto es claro en la parábola porque los siervos le traen todo a su señor. gozo de tu señor. Esto se refiere al banquete mesiánico (cp. 6:1, 4, 6, 18; 9:9–13, 14–17; 10:40–42; 16:27; 20:1–16; 26:27–29). 25:31 Hijo del Hombre. Véase coment. en 8:20. se sentará…trono de su gloria. En su segunda venida, Cristo establecerá el reino milenario profetizado en el A.T. (2 S 7:16; Is 9:6–7; 11:1–10) y prometido a María cuando Jesús nació (Lc 1:31–33). 25:32 todas las naciones. Es decir, todas las naciones gentiles. El juicio para vida o condenación eterna es individual (cp. vers. 41 y 46). Aquí el juicio es de gentiles que hayan sobrevivido la tribulación; serán juzgados por el trato dado a los judíos y a los creyentes gentiles, lo que será evidencia de tener fe en el Mesías (ver. 40). 25:33 a su derecha. Es decir, el lugar de honor (cp. Gn 48:13–20; Sal 110:1). 25:34 Rey. Cristo Jesús será el rey durante el milenio (2 S 7:16). heredad el reino. La promesa original de una tierra a Abraham se convierte en la promesa de un reino mundial y eterno (cp. Gn 12:1–3, 7; 15:18; 28:4; Dt 12:8–32; Sal 37:27–29; Is 60:21; Ro 4:13). desde la fundación del mundo. La preparación para el reino se hizo antes que el universo fuera creado. 25:35–36 tuve hambre…vinisteis a mí. Estas acciones son el resultado de la fe en Cristo que inspira compasión hacia otros (cp. 6:3–4; Stg 1:26–27). 25:37 los justos. Es decir, los que han sido perdonados de su culpa por haber creído en Cristo y obtenido vida eterna (vers. 46). Esta fe en Cristo se manifiesta por las buenas obras que se hacen en obediencia a Dios (cp. Ef 2:10). 25:40 estos hermanos míos. Es decir, judíos y gentiles creyentes en Cristo. Algunos interpretan que éstos se refieren a los 144,000 judíos que proclamarán el evangelio durante la Gran Tribulación (Ap 7:1–8) y que rechazarán la marca de la bestia (Ap 13:16, 17). Estos necesitarán ayuda especial durante la tribulación. 25:43 forastero. Es decir, extranjero. Los derechos de los extranjeros fueron legislados por Moisés y mantenidos en el judaísmo (cp. Gn 18:1–21; Ex 20:10; 22:21; 23:9; Lv 25:6, 35–38; Nm 35:15; Dt 10:18; 24:14; 2 S 12:4). 25:46 castigo eterno…vida eterna. Tanto el castigo como la vida son eternos. La Biblia no enseña que los que no obtienen vida eterna dejarán de existir o que serán aniquilados. 26:2 dentro de dos días. Es decir, el martes por la tarde. La Pascua y la fiesta de los Panes sin Levadura comenzaban el jueves al atardecer. La fiesta de los Panes sin Levadura continuaba por siete días más (Ex 12:18). Pascua. Esta era una de las tres fiestas anuales que se llevaban a cabo en Jerusalén (Dt 16:16; las otras dos eran las fiestas de Pentecostés y la de los Tabernáculos). La Pascua recordaba y celebraba (Ex 12:14) la protección que Dios dio a los primogénitos de los israelitas cuando pasó el ángel de la muerte sobre las casas que tenían la señal de la sangre (Ex 12:13), y la liberación de los israelitas del yugo egipcio (Ex 12:42). La Pascua se observaba matando y comiendo un cordero después que se ponía el sol, el día 14 de Nisán, el primer mes en el calendario judío (Dt 16:7; Lv 23:5).Le seguía la fiesta de los Panes sin Levadura, del 15–21 de Nisán (cp. Ex 12:18; Lv 23:5–8; Mt 26:17), llamada así porque durante estas fiestas no se usaba levadura en los hogares. será…crucificado. El Hijo del Hombre, que es el Juez de las naciones (25:31–46), ahora está a punto de que hombres malvados le dieran muerte. 26:3 patio del sumo sacerdote. Este no era el lugar normal de reuniones del concilio (vers. 59). Esta reunión era especial, secreta, y urgente. Caifás. El sacerdote legítimo era Anás (6–15 d.C.), suegro de Caifás, pero los romanos lo habían depuesto y en su lugar nombraron a su hijo Eleazar, y después a Caifás, quien gobernó del 18 al 36 d.C. (Jn 18:13). Como el A.T. enseñaba que el sumo sacerdote debe permanecer hasta su muerte (cp. Nm 35:25; He 7:23), a Anás se le siguió llamando “sumo sacerdote” (Lc 3:2) y su autoridad era reconocida (Jn 18:13; Hch 4:6). 26:4 tramaron…prender a Jesús. Odiaban a Jesús porque les había atacado su lucrativo negocio en el templo (21:12–17), y pensaban que Jesús ponía en peligro su posición política con los romanos (Jn 11:48). 26:5 No durante la fiesta. Se referían a la fiesta de la Pascua y a la fiesta de los Panes sin Levadura (vers. 2; cp. Mr 14:1). Como Roma estaba preocupada por la gran concentración de judíos durante las fiestas, los líderes judíos pensaban en la posible reacción de Roma ante una posible rebelión (cp. 21:8–11, 14–16; Jn 11:48). 26:7 frasco de alabastro. Era un frasco de cuello alto que al ser usado en ceremonias especiales la parte superior podía romperse con facilidad para un mejor uso de su contenido. El alabastro, piedra de sulfato egipcio, lo usaban para adornar. perfume muy costoso. El perfume era muy caro, considerado apropiado para reyes. Era un fragante perfume derivado de la raíz de una planta cosechada en la India. Su valor podía estimarse en unos trescientos denarios (Mr 14:5), el salario de un obrero por un año. 26:11 los pobres…tendréis. Lo que Jesús dice es que la pobreza es una realidad, y que siempre habrá oportunidad de ayudar a los pobres; pero que El no estaría mucho más tiempo entre sus discípulos (cp. Dt 15:11). El amor a Dios es una prioridad (22:37); así que la acción de la mujer no es evidencia de desprecio a los pobres, más bien manifiesta su amor y reverencia a Cristo. 26:12 prepararme para la sepultura. Es evidente que María entendió las predicciones de Jesús acerca de su muerte (16:21; 17:22; 20:17–19), y en contraste con los discípulos, ella aceptó y comprendió las profecías. El ungimiento de María (Jn 12:3) fue un acto profético que anticipó la muerte y sepultura de Jesús (Jn 19:40). 26:13 en memoria suya. El hecho de que esta historia se encuentra en los evangelios es cumplimiento de esta promesa de Jesús. 26:14–16 Judas…para entregarle. Posibles factores, además de avaricia, que influirían en la decisión de Judas: erróneo concepto de Jesús como el Mesías, su crítica pública cuando María ungió a Jesús (cp. Jn 12:1–8) y su resentimiento del origen galileo de los apóstoles (Judas tal vez era el único discípulo de Judea). Lucas 22:3 dice que Satanás entró en Judas antes de ir a las autoridades judías, y Juan 13:2 dice que el diablo había puesto en el corazón de Judas…que lo entregara. El diablo usó la avaricia e incredulidad de Judas para influir en lo que Judas haría al traicionar a Cristo; pero Judas no perdió control de su propia voluntad y actuó intencionalmente, y por tanto fue culpable por sus acciones. 26:15 treinta piezas de plata. Esto era el precio de un esclavo (Ex 21:32). También fue el cumplimiento de la profecía de Zac 11:12. 26:18 Maestro. Véase coment. en 12:38. Mi tiempo. Es decir, el tiempo para que el Mesías cumpliera su obra de Salvador, muriendo por los pecados del mundo. 26:19 prepararon la Pascua. Antes del atardecer se compraba el cordero y se llevaba al templo donde el adorador lo mataba. El sacerdote recogía la sangre en un tazón y la derramaba en la base del altar, mientras un grupo de levitas entonaba el Hallel (Salmos 113–118). Después el cordero se llevaba a su casa donde se asaba y se comía con hierbas amargas; debía ser consumido en seguida. 26:20 sentado. Conforme a la costumbre de los tiempos del N.T., los judíos cenaban estando reclinados. La mesa era baja y en forma de “V.” El anfitrión se reclinaba donde se unían las dos líneas de sillas. Jesús ocupó el puesto del anfitrión. Juan estaba a su derecha y Judas a su izquierda, que eran los lugares de los invitados principales. 26:23 El que metió la mano conmigo. Esto en realidad no identificaría al traidor. En la antigua costumbre oriental, se colocaba en la mesa para todos los comensales un tazón grande que contenía una mezcla de nueces, uvas secas, hierbas amargas e higos. Cada quien tomaba una pieza de pan no leudado y de cordero y lo metía en el tazón común. El anfitrión metía una pieza en el tazón y se la daba a los invitados especiales. Comer juntos era una señal de hospitalidad y amistad; Judas traicionó la amistad de Jesús. 26:24 ¡ay de aquel hombre. La soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre pueden verse en la traición de Judas. De acuerdo al plan soberano de Dios, Cristo tenía que sufrir en la cruz y expiar el pecado del hombre (Salmo 22; Is 53); sin embargo, Judas fue responsable de traicionar al Salvador. 26:25 Rabí. Sólo Judas le dice Rabı́, los otros discípulos le dicen Señor (vers. 22). Tú lo has dicho. Esta declaración afirma que Judas es el traidor. 26:26 pan. O sea, el pan sin levadura de la Pascua (cp. Ex 12:18). En Dt 16:3 es descrito como pan de aflicción. Ya que Jesús estaba físicamente presente cuando dijo esto, el pan debe entenderse como símbolo de su cuerpo, que cargaría los pecados de todos (cp. 1 P 2:24). habiéndolo bendecido. El pan de la Pascua se bendecía así: “Bendito tú, oh Señor nuestro Dios, Rey del universo, que sacas pan de la tierra.” 26:27 habiendo dado gracias. La bendición dada aquí era: “Bendito tú, oh Señor nuestro Dios, Rey del universo, que creas el fruto de la vid.’’ 26:28 esto es mi sangre. En la Pascua la sangre era derramada y se untaba en los postes y el dintel de la casa (Ex 12:7). El nuevo pacto (Jer 31:31–34) fue establecido con la sangre de Jesús, el Cordero de Dios sin pecado. Aquí la copa representa la sangre de Cristo que fue derramada por los pecadores. pacto. Este término (gr. diazéke) se refiere al acuerdo unilateral que hizo Dios para salvar a la humanidad (cp. He 9:16–17, 20). derramada. Una alusión a Is 53:12. El derramamiento de sangre habla de la muerte expiatoria de Cristo por los pecados del mundo (Is 53:5, 6; 1 Jn 3:16; cp. He 9:16–17, 20). 26:29 hasta aquel día. Es decir, el día cuando Cristo regrese, cuando el reino de Dios se establecerá. lo beba nuevo. Cristo anticipa tener compañerismo con los creyentes en el reino milenario. 26:30 después de cantar un himno. La fiesta de la Pascua culminaba cantando los Sal 115–118, la última parte del Hallel. 26:31 escrito está. Jesús interpreta la negación de ellos como el cumplimiento de Zac 13:7–9, cuyo contexto habla del Pastor (i.e., el Mesías) que será herido a espada. De esta herida saldrá un remanente purificado (Zac 13:8–9). Todos los discípulos, no sólo Pedro, huyeron (vers. 56). 26:32 resucitado. Jesús mantuvo la seguridad de su resurrección ante los discípulos, así como la certidumbre profética de su muerte (cp. 16:21; 17:23; 20:19). iré…a Galilea. Jesús predice la posterior reconciliación, lo que suaviza la dureza de su predicción anterior. Aquí es donde los once apóstoles recibirían la gran comisión. 26:35 Todos. Generalmente se piensa que sólo Pedro negó a Jesús, pero todos los discípulos le negaron (vers. 56). 26:36 Getsemaní. Jesús y los discípulos frecuentemente iban a este huerto (cp. Lc 22:39–40; Jn 18:2). La palabra significa prensa de aceite, a causa de los olivares que allí crecían. El Getsemaní era un huerto enclavado sobre la parte baja de la ladera occidental del monte de los Olivos, a 1 km del muro oriental de Jerusalén. 26:37 Pedro y a los dos hijos de Zebedeo. Pedro, Jacobo y Juan eran los líderes de los apóstoles (cp. 17:1–13). 26:38 alma. Véase coment. en 10:28. Jesús es Dios y es humano. afligida, hasta…la muerte. Estas palabras confirman la humanidad de Jesús y enfatizan el dolor emocional que El sufrió por lo que le esperaba en su obra de redención en la cruz. 26:39 Padre mío. Jesús usa la palabra Padre en todas sus oraciones, excepto en su exclamación en la cruz (27:46). sino como tú quieras. Jesús expresa su firme decisión de hacer la voluntad de Dios (vers. 42; cp. 4:1–11; 16:23; Jn 6:38). 26:45 ha llegado la hora. La inminencia del momento más tenebroso de la historia de la civilización había llegado. Sin embargo, así se logró la salvación para los pecadores. pecadores. Jesús se refiere a los líderes religiosos que lo entregarían a Pilato para ser crucificado (cp. coment. en vers. 24). 26:47 gran multitud…con garrotes. Este grupo incluía parte de una cohorte romana, normalmente de 600 soldados (v. coment. en Jn 18:3), y guardias y oficiales del templo (Lc 22:52). Los soldados romanos usaban espadas como armas; la policía del templo usaba garrotes. Venían armados porque pensaban que Jesús se resistiría al arresto (cp. vers. 55) principales… ancianos. Los miembros del Concilio (Sanedrín) eran los instigadores del complot. 26:49 le besó. El verbo en griego parece indicar que los besos fueron muchos y efusivos, lo cual indica claramente la hipocresía de Judas (cp. Pr 27:6). 26:50 Amigo. O, compañero. Jesús nunca se refirió a nadie más con este término. En Lucas 22:48, Jesús se dirige a Judas por su nombre. 26:51 uno de los que. Es decir, Pedro (Jn 18:10–11). siervo del sumo sacerdote. Según Juan 18:10 el siervo se llamaba Malco. 26:53 a mi disposición…doce legiones. Una legión consistía de 6,000 soldados. Jesús se dejó arrestar, pero no era una víctima impotente. 26:54 ¿cómo se cumplirían…las Escrituras. Las profecías concernientes a la muerte expiatoria de Cristo, debían cumplirse (cp. vers. 56; Salmo 22; 69:20–21; Is 52:13–53:12; Jer 23:5–6; Zac 13:1–6). 26:56 todos…le abandonaron. Así se cumple la predicción que El había hecho esa tarde (vers. 31–35), que era una profecía de Zac 13:7. 26:57 El doble juicio de Jesús involucró tres fases cada uno. El religioso: 1) Ante Anás (Jn 18:12–14, 19–23); 2) ante Caifás (26:57–75); y 3) ante el Concilio (27:1–10). El político y civil: 1) Ante Pilato (27:11–14); 2) ante Herodes (Lc 23:6–12); y 3) ante Pilato de nuevo (Mt 27:15–26). el sumo sacerdote Caifás. Véase coment. en el vers. 3. 26:59 concilio. El término puede referirse tanto al Sanedrín como al Concilio de los Ancianos, o al lugar donde éste se reunía. Era un grupo muy poderoso y consistía de 70 miembros, con el sumo sacerdote de presidente. Los miembros del Sanedrín de más influencia eran el sumo sacerdote y los ancianos. Aunque era común celebrar juicios de importancia dentro del área del templo, la evidencia de los evangelios indica que se celebraron juicios en las residencias de Anás y Caifás (Jn 18:12–27). Los oficiales, deseando evitar las multitudes y situaciones difíciles de controlar, decidieron hacerlo en sus residencias privadas (Lc 22:54). procuraban…falso testimonio. Hubo varias cosas ilegales en el juicio: Interrogaron al acusado para que se incriminara (Jn 18:19); golpearon al acusado (Jn 18:22); los juicios nocturnos estaban prohibidos (Jn 18:3; v. coment. en 27:1); procuraron testigos falsos (vers. 60). 26:60 se presentaron dos. Dos testigos harían legal el testimonio (cp. Dt 17:6; 19:15). 26:63 Te conjuro por…Dios. El sumo sacerdote trataba de forzar a Jesús que le contestara bajo juramento. Si El estaba bajo juramento, cualquier respuesta podían usarla para acusarle de “blasfemia.” 26:64 veréis al Hijo del Hombre. Con esto Jesús afirma que El es el Hijo del Hombre, es decir el Mesías que será vindicado por el Anciano de Días (v. Dn 7:13; cp. 26:63, 68). diestra del Poder. Es decir, a la diestra de Dios. La mano derecha es la posición de autoridad en relación con un rey y es el lugar que el Señor Jesús ocupó después de su ascensión. 26:67 le escupieron…abofeteaban. En cumplimiento de la profecía de Is 50:6; 52:14. 26:72 negó con juramento. Al negar al Señor, Pedro, con insistencia, negó que él tenía amistad alguna con Jesús, ni que le importara nada de lo que estaba pasando. ese hombre. Aquí Pedro se expresa con desdén acerca del Señor. 26:73 tu manera de hablar. Los de Galilea tenían un acento distintivo. 26:74 maldecir y jurar. La maldición es más fuerte que el juramento. Si lo que decía no era cierto, él se estaba poniendo bajo la maldición y juicio de Dios. un gallo cantó. Cumplimiento de la profecía de Jesús en 26:34. 27:1 Cuando llegó la mañana. Como puede notarse, el juicio se había llevado a cabo durante la noche, lo cual era contrario a la ley. principales sacerdotes y…ancianos. Es decir, el concilio (llamado también Sanedrín). celebraron consejo. Esta fue la tercera y última fase del juicio religioso (v. coment. en 26:57). Como la acusación de blasfemia (26:65–66) no significaría nada para un juez romano, idearon acusaciones de carácter político para justificar su muerte. Las leyes romanas prohibían que los judíos impusieran la pena de muerte (v. Jn 18:31), por eso le llevaron ante Pilato (vers. 2). 27:2 Pilato, el gobernador. Fue gobernador romano de la provincia de Judea del 26–36 d.C., y magistrado imperial sobre ese territorio; por tanto la persona ante la cual Jesús debía comparecer al ser acusado de muerte. Según Josefo, hubo varias sublevaciones contra Pilato a causa de su desprecio a las costumbres judías. 27:3 sintió remordimiento. A Judas le “dolió” que Jesús fuera condenado a muerte, pero su dolor no lo llevó al arrepentimiento (2 Co 7:9–10). 27:7 forasteros. O sea, gentiles que murieron en Jerusalén. 27:9 lo anunciado por…Jeremías. La cita es Zac 11:12, 13. Puesto que Jeremías encabezaba la sección de libros proféticos en el Talmud babilónico, su nombre podría haber sido usado para todos los libros de ese grupo, así como “Salmos” se usa para referirse a los libros poéticos (cp. Lc 24:44). Así, Mateo usó la costumbre de citar el primer libro de un rollo. 27:11 Rey de los judíos. La acusación original (26:65–66; 27:1) se ha modificado para incriminar a Jesús como rebelde político (v. coment. en Lc 23:2). 27:15 en cada fiesta. Es decir, la Pascua (Jn 18:39). el gobernador acostumbraba. La evidencia de esta costumbre sólo se encuentra en los evangelios. La autoridad para librar prisioneros estaba bajo la jurisdicción de Pilato, y tal vez haya sido un gesto de buena voluntad. 27:16 famoso…Barrabás. En otros lugares Barrabás (cuyo nombre quiere decir “hijo del padre” en arameo) es llamado ladrón (Jn 18:40), un término que también podía significar insurrecto o revolucionario. 27:18 entregado por envidia. Pilato quería dejar libre a Jesús, no sólo por las motivaciones de los que lo habían entregado, sino también a causa del sueño de su mujer (vers. 19), de la inocencia comprobada de Jesús (vers. 23) y porque él y su esposa reconocieron que Jesús era justo (vers. 19, 24). 27:19 ese justo. Aun esta mujer gentil reconoció la inocencia de Jesús. 27:20 principales sacerdotes y los ancianos. Véase coment en 26:59. persuadieron a las multitudes. Mientras Pilato esperaba una respuesta, pensando que la multitud escogería a Jesús, el Concilio manipuló a la multitud, convenciéndoles de que Jesús había violado el concepto del monoteísmo judío, diciendo que El era Dios (Jn 19:7). 27:22 ¡Sea crucificado! Es posible que algunos de la multitud que habían proclamado a Jesús como el Mesías y Rey unos días antes en la entrada triunfal (21:9–11; Mr 11:10), esperaban que el Mesías sería un conquistador militar, y cuando Jesús fue arrestado sus esperanzas cambiaron a decepción y enojo, fácilmente inflamado por los sacerdotes (vers. 20). 27:23 ¿Qué mal ha hecho? La pregunta de Pilato es otra indicación de la inocencia de Jesús. Juan provee la respuesta que los líderes religiosos dieron a esta pregunta (Jn 19:7, 12): 1) Jesús debe ser crucificado porque ha blasfemado, y 2) si a Pilato no le importa la blasfemia, Jesús debe ser condenado por sedición contra Roma. 27:24 se lavó las manos. Con este acto Pilato intenta librarse de su responsabilidad personal. Soy inocente de la sangre de este justo. Pilato reconoció la inocencia de Jesús y no quería ser el responsable de su muerte. Sin embargo, ni este ritual podría absolverlo de sentirse culpable por permitir que Jesús fuera crucificado. 27:25 todo el pueblo. La palabra todo no se refiere a cada judío, sino más bien, a los que como representantes del judaísmo incrédulo, piden la condenación de Jesús. ¡Caiga su sangre sobre nosotros. Esta respuesta es una expresión idiomática hebrea en la cual se acepta la responsabilidad por la muerte de alguien (cp. Jos 2:19; Hch 5:28; 18:6; 20:26). El hecho de que estuvieran dispuestos a maldecir a sus propios hijos demostró que los sacerdotes y ancianos los habían impulsado a un frenesí emocional para tomar la decisión en contra de Jesús. 27:26 hacerle azotar. Juan revela (19:1–16; cp. Mr 15:15–20) que Pilato trató de liberar a Jesús. El azotamiento no era parte del proceso de la crucifixión; es posible que Pilato azotó a Jesús para que la multitud quedara satisfecha con ese castigo y cambiara su deseo de crucificarlo. El azotamiento romano (flagellum) era una cruel forma de castigo. El acusado era azotado con un látigo de varias correas de cuero que tenían piezas de hueso o metal en las puntas. El verdugo le daba tantos latigazos como deseara sobre el cuerpo desnudo del acusado, los que podían ser en la espalda, el pecho o la cara. A veces los prisioneros morían a causa del castigo (cp. Hch 16:22; 22:25; 2 Co 11:24–25). que fuera crucificado. La cruz podría ser en forma de I, T o X. El palo vertical usualmente permanecía en el suelo en el lugar donde se llevaría a cabo la crucifixión. El palo transversal lo cargaba el sentenciado, y al llegar al lugar de la crucifixión sus manos eran clavadas en él. Luego se ponía el transversal encima del vertical, al que sus pies eran clavados, estando doblados en forma tal para que un clavo de hierro pudiera ser insertado entre los dos pies. El crucificado podía descansar parte de su peso sobre un saliente en el poste vertical y así poder respirar mejor. Cuando les quebraban las rodillas, las víctimas ya no podían elevar su cuerpo para respirar, así la muerte era inminente. En la crucifixión, la muerte era lenta, una atroz y nefasta forma de tortura. 27:27–31 Aquí se burlan de Jesús como Rey; en el juicio religioso se burlaron de El como profeta (26:67–68). 27:27 los soldados del gobernador. Estas tropas auxiliares eran reclutadas entre los palestinos no judíos. Pretorio. El gobernador romano normalmente vivía en su residencia o palacio en Cesarea (del mar), pero durante los festivales o en emergencias militares vivía en esta residencia oficial en la parte occidental de Jerusalén. 27:28 un manto escarlata. Este manto probablemente era como el que usaban los soldados romanos. En Mr 15:17 y Jn 19:2 se dice que el manto era de púrpura. Este era el color de las vestiduras reales; sin embargo, los romanos al vestirle y ponerle una corona de espinas se burlaban de Jesús diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos! (Mr 15:18). 27:29 una corona de espinas. Esta corona de espinas de palmera o de acanto sirvió para burlarse, coronando a Jesús como Rey. 27:32 hombre de Cirene…Simón. Este era un peregrino judío que se encontraba en Jerusalén para la Pascua. La ciudad de Cirene era un puerto, al norte de Africa, en lo que hoy es Libia. Sus hijos, Alejandro y Rufo tal vez eran creyentes (Mr 15:21). que llevara la cruz. Este era el palo transversal (v. coment. en 27:26). 27:33 Gólgota. Este lugar, situado posiblemente al norte de la ciudad, en un monte donde aún hoy puede distinguirse en una de sus laderas la forma de una calavera, de ahí el nombre Lugar de la Calavera, del latín, Calvarium (Mr 15:22; Lc 23:33; y Jn 19:17). Hay otro sitio probable al oeste de la ciudad donde hoy se encuentra la Iglesia del Sagrado Sepulcro. 27:34 vino mezclado con hiel. Este líquido era un vino agrio y barato que mezclaban con hiel para efectos sedativos. Jesús lo rechazó para poder experimentar la muerte estando consciente y alerta. 27:35 habiéndole crucificado. Ya que ser colgado de un árbol era considerado una maldición en el A. T. (cp. Dt 21:22–23), la crucifixión era muy repugnante para los judíos. Pero lo que era tan despreciable para ellos se convirtió en el instrumento de salvación para la humanidad (1 Co 1:18–25; v. coment. en 27:26). se repartieron sus vestidos. Era costumbre que los soldados se repartieran las posesiones de los que serían crucificados (cp. Sal 22:18). Probablemente constaba de la ropa interior, el manto exterior, un cinturón, sandalias y alguna pieza que cubría la cabeza (Jn 19:23, 24). 27:37 sobre su cabeza la acusación. Tanto la identidad de la víctima como el delito se escribían en madera y se colocaba en la cruz encima de la cabeza de la víctima. La inscripción de Jesús estaba escrita en hebreo, en latín y en griego (Jn 19:20). Marcos enfatiza la acusación contra Jesús: EL REY DE LOS JUDIOS, mientras que Mateo y Juan anteceden a la acusación el nombre del condenado: ESTE ES JESUS (27:37) y JESUS EL NAZARENO (Jn 19:19). La inscripción original probablemente fue: ESTE ES JESUS NAZARENO, EL REY DE LOS JUDIOS. 27:41 principales sacerdotes…escribas…ancianos. Aun el concilio se unió a la burla de la multitud. 27:43 Hijo de Dios. Ellos reconocieron que Jesús había afirmado ser el Hijo de Dios, en igualdad con el Padre (Jn 5:18), pero le rechazaron. 27:45 oscuridad. La oscuridad era señal de juicio divino (cp. Jer 4:27–28; 13:16; 15:9) y es asociada específicamente con el día del Señor en Am 5:18, 20; 8:9–10. Esta oscuridad duró tres horas, desde el mediodía hasta las tres de la tarde. 27:46 ¿Por qué me has abandonado? Usando esta cita del Salmo 22:1, Jesús expresa su angustia al experimentar la ira de Dios sobre el pecado (2 Co 5:21; Gá 3:13). Puesto que Dios no puede tener comunión con el mal (Sal 5:4), el compañerismo entre el Padre y el Hijo en su humanidad se interrumpió mientras el Hijo expiaba los pecados del mundo. 27:47 Elías. Algunos pensaron que Jesús llamaba a Elías. La idea popular era que Elías regresaría para salvar a los justos (cp. Mal 4:5; Mt 11:14–15; 17:10–13). 27:50 exhaló el espíritu. Jesús entregó voluntariamente su espíritu. Cristo estuvo en control absoluto de su vida hasta el último momento (v. coment. en Jn 10:18; Jn 19:30). 27:51 el velo del templo. Este velo separaba el lugar santo del lugar santísimo, donde sólo el sumo sacerdote podía entrar una vez al año. Ya que se rasgó de arriba abajo significa que Dios lo rasgó, abriéndose así el camino para que todos los creyentes puedan llegar directamente a su presencia (Ef 2:11–12; He 4:14, 15; 10:20). la tierra tembló y las rocas se partieron. Estas señales apocalípticas anticipaban el comienzo de la era de salvación (cp. Ex 19:18; Jue 5:4; Sal 18:7; Jl 3:14–17; Am 8:8–10), y sirvieron como señales de que Dios había actuado (cp. Ex 19:18)]. 27:52 cuerpos de muchos…resucitaron. No se identifican a estos santos resucitados. 27:54 El centurión. Este es el comandante romano encargado de dar órdenes a los soldados que crucificaron a Jesús (cp. Mr 15:19, 20; v. coment. en Mt 8:5). Hijo de Dios. Aunque el centurión no entendería todo el alcance de esta expresión, al oírla en labios de la multitud (vers. 40, 43) y ver los acontecimientos después de la muerte de Jesús (vers. 51–54), tuvo que exclamar: En verdad éste era Hijo de Dios. (cp. 14:33; 16:16). 27:56 María Magdalena. Ella era de Magdala, una aldea a varios km al norte de Tiberias, en la costa occidental de la mar de Galilea. Esta devota seguidora de Jesús fue la primera persona que vio al Señor resucitado (Lc 24:10; Jn 19:25; 20:1, 11, 16, 18). Jesús expulsó siete demonios de ella (Lc 8:2). 27:57 de Arimatea, llamado José. Aparentemente él residía en Jerusalén, pero era originalmente de Arimatea, una aldea situada a unos 30 km al noroeste de Jerusalén (Lc 23:50, 51). Era un hombre rico, miembro prominente del Concilio (el Sanedrín). Esperaba el reino de Dios, y se había convertido en discípulo secreto de Jesús por miedo a los judíos (Jn 19:38). José se había opuesto a las maquinaciones del Concilio para condenar a Jesús (Lc 23:50, 51). Después de la crucifixión se arriesgó a solicitar de Pilato el cuerpo de Jesús para que pudiera ser enterrado antes que el día de reposo comenzara al caer la tarde de ese día viernes (vers. 58; Jn 19:38, 42). En Dt 21:22–23 se prohibía que un cadáver pasara la noche sin ser enterrado. Cuando Pilato comprobó por medio del centurión que Jesús estaba muerto, concedió a José su petición (vers. 45) aun cuando Jesús había muerto como un criminal y no era pariente suyo. Probablemente el hecho de pertenecer al concilio y su elevada posición económica en la comunidad influyeron en la decisión del gobernador de entregarle el cuerpo para su sepultura. 27:59 un lienzo limpio. Los judíos normalmente lavaban el cuerpo de los fallecidos y entonces lo envolvían con tiras largas de lino, añadiendo aceite y perfumes entre cada capa de tela (Jn 19:39, 40). 27:60 sepulcro nuevo. Con frecuencia los palestinos que contaban con recursos económicos se hacían cavar tumbas en las laderas de los montes. En ocasiones tenían varias habitaciones para acomodar a distintos miembros de la familia. Esta tumba nueva, propiedad de José (Is 53:9), se encontraba en un huerto adyacente al lugar de la crucifixión (Jn 19:41). La entrada fue cerrada con una roca en forma circular que se deslizaba por una ranura, hasta cerrar completamente la entrada de la tumba. 27:62 día siguiente. O sea, el sábado. día después de la preparación. Es decir, el día de reposo. Los líderes religiosos actuaron en forma contraria a la costumbre de guardar el día de reposo, ya que querían asegurarse de que no fuera robado el cadáver de Jesús. 27:66 sellaron la piedra. Tal vez esto fue hecho con una cuerda estirada a través de la piedra y sellada en ambos extremos (cp. Dan 6:17). Poner la guardia y sellar la piedra contribuyeron a confirmar la realidad de la resurrección corporal de Cristo, ya que no era posible propagar cualquier historia de que los discípulos se hubieran robado el cuerpo. 28:1 al amanecer. Era el amanecer del domingo. la otra María. Era la mujer de Cleofas y madre de Jacobo (Mr 16:1; Lc 24:10; Jn 19:25). 28:2 removió la piedra. El ángel removió la piedra para que los que vinieran fueran testigos de que el Señor había resucitado (vers. 6). 28:6 porque ha resucitado. La resurrección es doctrina fundamental del cristianismo (1 Co 15:1–20) y prueba de la deidad de Jesús (Ro 1:4) y del cumplimiento de su promesa de resucitar (16:21; 17:23; 20:19). En contraste con la realidad de la resurrección de Cristo, ninguna otra religión esta basada en la resurrección de su líder (Hch 2:32–36). La tumba vacía, y la transformación de los apóstoles y su celo de proclamar el evangelio, sólo puede explicarse por la resurrección de Cristo (cp. Lc 24:39; Jn 20:20, 27). tal como dijo. En varias ocasiones Jesús había anunciado su resurrección (16:21; 17:23; 20:19). 28:16 al monte…señalado. No es posible en la actualidad determinar específicamente tal monte. 28:17 le adoraron. Puesto que sólo Dios debe ser adorado, esto es una indicación de la deidad de Cristo (Heb 1:6; Ap 22:9). 28:18 Toda autoridad. El Señor es soberano; El tiene poder absoluto en el cielo y en la tierra. El posee el derecho y el poder para actuar (Fil 2:9–11). 28:19 Id. Jesús manda que los discípulos vayan a todas las naciones, y en esa manera extender el evangelio a todo el mundo. A través de la historia, la iglesia ha entendido que éste es un mandato para proclamar el evangelio tanto local como en el extranjero (Mr 16:15; Lc 24:47–49; Jn 20:21; Hch 1:8). La iglesia debe proclamar el evangelio a las almas perdidas dondequiera que se encuentren. haced discípulos. Por medio de la proclamación del evangelio traer personas a que acepten y sigan a Cristo Jesús como Salvador y Señor. todas las naciones. Aquí comienza la misión a los gentiles (cp. 10:5–6 y 15:24 con 2:1–12; 8:5–13; 21:43; 24:14; 26:13). bautizándolos. Ya que esto es parte del mandato a los discípulos, es claro que Cristo se refiere al bautismo de agua y no al bautismo del Espíritu Santo (cp. 1 Co 12:13). Este bautismo de agua es una identificación pública del creyente con Cristo. Padre…Hijo…Espíritu Santo. Creer en la Trinidad es fundamental para la fe cristiana. 28:20 enseñándoles. No es sólo impartir el conocimiento de las Escrituras, sino también mostrar al discípulo cómo obedecer los mandatos del Señor (5:19; 7:24). yo estoy con vosotros todos los días. Como Jesús se levantó de entre los muertos y es omnipresente como Dios, esta promesa es literalmente verdadera. La constante presencia de Cristo les fortalecerá y estimulará en sus esfuerzos misioneros y de discipulado.

Creele | E-Mail | Nosotros | Vision | Galeria | Mapa general del sitio

Regreso al contenido | Regreso al menu principal

Para utilizar este sitio tienes que habilitar JavaScript.